Educación emocional en las aulas de primaria

Las personas somos seres emocionales y no podemos evitar que las emociones nos influyan en todos los aspectos de nuestra vida. La expresión de las emociones forma parte de nuestra comunicación con el resto de seres humanos, pero una mala gestión de éstas nos ocasiona diferentes problemas porque nos dejamos dominar por ellas

 

Existen muchas y variadas definiciones de inteligencia que pueden ir desde la valoración de la capacidad cognitiva de los individuos hasta la capacidad para resolver problemas o para adaptarse al medio. Pero esta begona-goitia-150x150inteligencia que podríamos denominar “general” está dejando paso cada vez más, y gracias a psicólogos y científicos, a la llamada inteligencia emocional. Se habla mucho de inteligencia emocional como un enorme apoyo en nuestro desarrollo emocional. Según diversos estudios, la inteligencia emocional nos ayudaría mucho más que la general en la consecución de nuestros objetivos personales y en nuestro camino al éxito profesional.

 

Lo cierto es que no se nos enseña a gestionar adecuadamente nuestras emociones; se nos enseñan multitud de disciplinas que –sin dejar de ser importantes– sólo son un complemento de lo que realmente nos ayudará en el futuro.

 

Afortunadamente, en Educación se están moviendo muchas cosas y poco a poco vamos cambiando el “chip”. Se están haciendo numerosas investigaciones acerca del misterioso factor E, que parece ser decisivo para el futuro de los niños y adolescentes y va a suponer una revolución en este ámbito. Pero, ¿qué es el factor E?  Es lo que los expertos llaman las “funciones ejecutivas” de nuestro cerebro y que son las que lo organizan, algo así como nuestro director de orquesta cerebral. Por otra parte, las funciones ejecutivas mencionadas son: la constancia, la resiliencia, la determinación, la autorregulación, la autoeficacia, el autocontrol, la autodisciplina, los hábitos de trabajo y la capacidad para soportar la frustración.

 OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Uno de los grandes especialistas en este tema es el catedrático de Psiquiatría, Joaquín Fuster, que acaba de publicar un libro sobre el tema: “Cerebro y libertad”.

Muchos de los problemas que encontramos en las aulas como la impulsividad, déficit de atención, agresividad, falta de responsabilidad o incapacidad para tomar decisiones tienen su origen en un mal desarrollo de esas funciones ejecutivas. Pues bien, hasta ahora la formación emocional era prácticamente inexistente en las escuelas: parecía que lo único importante era la acumulación de conocimientos y afortunadamente, eso está cambiando. Las empresas quieren empleados seguros de sí mismos, con autonomía, que sepan trabajar en equipo, que tomen decisiones y… todo eso se consigue con una buena gestión de las funciones ejecutivas.

 

En Canarias van a ser pioneros en el tratamiento de este tema – señal de que realmente OLYMPUS DIGITAL CAMERAlas cosas están cambiando–. A partir del próximo curso, se impartirá en Educación Primaria una asignatura llamada Educación Emocional y para la Creatividad, que será una de las de libre configuración, al amparo de la LOMCE, y que ocupará dos horas semanales. Su objetivo es aumentar el bienestar de esos niños de forma que desarrollen un sistema de pensamiento que les ayude a desarrollarse adecuadamente en el plano emocional para que puedan tomar decisiones adecuadas y sean en el futuro buenos profesionales, pero sobre todo personas más felices.

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL