Vamos a contar historias…

¿Conoces el término Storytelling?, pues está de moda, así que a ver si nos vamos informando, que forma parte de nuestro día a día laboral y social. El término parece complejo, y realmente lo es

 

Esa complejidad no consiste en comprender cómo funciona. Te haces un cursito como yo y queda perfectamente entendido, pero conseguir desarrollar las habilidades oratorias que implica, además de práctica,sergio-ibanez-150x135 supone tener una agilidad mental y literaria digna del más reputado trovador de la época.

 

Ya sabemos que las habilidades sociales de 2014 no tienen nada que ver con las de hace 50 años. Aquel padre, jefe o profesor cuyo argumento de peso para conseguir un objetivo sea el tan manido “porque yo lo digo”, debe saber que solamente está consiguiendo eso, que hagan aquella cuestión que él está mandando realizar en ese momento, y que probablemente distará mucho de otras mucho mejores para las cuales, casi seguro, está cualificado el receptor del mensaje. Si el ordenante tuviera la cualidad de saber empatizar y motivar, probablemente el hijo, trabajador o alumno de turno desarrollaría más y mejor sus competencias. Liderazgo lo llaman ahora, y es más difícil de conseguir de lo que parece.

 

Pues nada, desde nuestra posición de profesores vamos a aprender cómo funciona esto y cómo podemos captar la atención de quien nos escucha en el aula. Vamos a contar historias…

 

El Storytelling consiste en eso, en contar historias. Cuenta tu clase del día, pero cuéntala de tal manera que interese a quien te escuche; si no, es inútil por completo. ¿Y qué tienen que tener las historias? Pues lo de siempre, un tema definido, una estructura, un héroe, un villano, un mentor… lo de toda la vida. Ahí reside la dificultad del asunto, en conseguir armar tu historia para que tenga los ingredientes necesarios. De esa manera, conseguiremos atrapar al oyente.

 SIO1

¿Hace falta un héroe? Por supuesto. Quien te escucha tiene que sentirse identificado con lo que le estás contando y ¿con quién mejor que con el héroe de la historia? Si estás formando alumnos de informática como yo, ese héroe puede ser el futuro técnico que repara ordenadores o monta redes informáticas.

 

¿Y qué pinta aquí un villano? Pues hombre, para que haya héroes tendrá que haber villanos superfeos y malotes que pongan trabas al buen hacer de nuestro protagonista. Informáticamente hablando, los villanos pueden ser muchos, desde los propios usuarios, a los sistemas operativos, las comunicaciones, los virus…

 

¿Y quién es el mentor? Por definición, sería alguien con mayor experiencia o conocimiento que ayuda a una persona que no posee las mismas cualidades. Pues en nuestra historia informática,SIO2 seré yo como profesor y en el día a día laboral, será el jefe de cada uno –suponiendo que éste cuente con las oportunas habilidades para ello y no sea el del ejemplo de “porque yo lo digo”–.  

 

Como siempre, la teoría parece fácil, pero la puesta en marcha del asunto requiere de mucha práctica y de una experiencia que supongo iré adquiriendo poco a poco y si no, podéis hacer la prueba. Escribid acerca de algo y cuando hayáis terminado, intentad localizar a cada uno de los personajes de la historia, a ver si aparecen.

 

Y sobre todo, recordad siempre que la atención del oyente no es infinita y que cuando les perdemos, generalmente la culpa es nuestra, por no haber sabido introducir nuevos elementos en nuestra historia que capten la atención de quien nos escucha ¿por qué no una princesa?

 

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL