La nueva sensación de Silicon Valley es un becario

Alguna vez ya he escrito algo sobre personajes cuyas historias me han sorprendido. De una u otra manera sus vidas me han hecho pensar en nuestros alumnos y en que alguna vez, alguno de nosotros hemos podido tener en clase o tendremos a uno de ellos

 

Y esa misma sensación fue la que tuve cuando este verano conocí la historia de Michael Sayman, el becario más joven de Facebook. Sayman es un chaval de 17 Ana Cabello 2años que nació en Miami, EEUU, y recibió la llamada del mismo Mark Zuckerberg quien le ofreció una beca para pasar el verano en Silicon Valley.  Sayman, hijo de peruana y boliviano, se ha convertido en la sensación del valle. ¡No se lo podía creer!

 

Con tan sólo 13 años aprendió a programar por su cuenta, siguiendo los pasos en vídeos de YouTube. Pidió a su madre prestados 100 dólares para darse de alta como desarrollador de Apple. A la semana, ya los había recuperado y se los devolvió. En un mes, sumaba 3.000 dólares gracias a las descargas.

 

Pero su gran éxito le viene de la mano de 4Snaps. La idea le surgió observando cómo su hermana, cuatro años mayor que él, se comportaba con sus amigas. Se fijó en cómo se intercambiaban fotos y trataban de adivinar conceptos a través de mensajes en el móvil. A partir de ahí, comenzó a programar. El sistema es sencillo: se conecta con los amigos de Facebook, se toman cuatro imágenes que se colocan en una cuadrícula y gana el que primero adivine a qué concepto se refiere. En un mes superó 600.000 descargas. Así, en frío, puede tan sólo parecer una cifra importante, pero para hacernos una idea de lo que puede significar  esto, ahí va un dato más: desde su aparición, se ha instalado más veces que, por ejemplo, la mensajería Line.

 

De momento, Michael se deja querer: Facebook se encarga de que no le adjudiquen más  ocupaciones de las que le correspondan por su beca, le han puesto una casa, servicio de transporte y las tres comidas del día… Zuckerberg lo presenta como su trofeo más preciado.

 Ana Cabello 1

Pero él no olvida de dónde viene. Y es que este chico es todo madurez y sentido común. En una entrevista, aseguraba que este trabajo de verano le sería de gran ayuda para sobrevivir en la Universidad, aunque todavía no sabía dónde iría (no puede permitirse pagar algunas de las universidades donde le gustaría estudiar, como Stanford, y sólo le dan beca en Florida). Se interesa obviamente por la Ingeniería. Pero añade: “…con algo de Marketing. Quiero saber por qué algo llega al número uno en el AppStore”. ¡Qué visión, ¿no? sobre todo cuando las aplicaciones que Michael ha ido desarrollando han dominado esos puestos!

 

Eso sí, se niega a ser, como su mentor,  un college dropout, como les llaman en los Estados Unidos. “Nunca sabes qué va pasar, tengo que tener mi título. Sé lo que cuestan las cosas”.

 

 

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL