Kick of meeting del proyecto «Power Saving Check»

A las 14.15 horas del pasado martes 18 de noviembre comenzaba nuestro periplo para llegar a Timisoara, en Rumanía

 

Carolina y yo asistimos a la reunión que daba el pistoletazo de salida oficial de este proyecto que nació en Alemania en 2008 y que reporta Lauragrandes beneficios sociales. En primer lugar, tiene por objeto ayudar a las familias con menos ingresos a que reduzcan sus consumos de agua y luz. Para ello, se forma y emplea a personas que ya llevan tiempo sin trabajar para que vuelvan a insertarse en el mundo laboral asistiendo a los hogares que han querido adherirse a la iniciativa ayudándoles a  calcular sus consumos e instalándoles medidas de ahorro, como bombillas de bajo consumo, perlizadores para reducir el caudal de agua, temporizadores para los aparatos eléctricos… que son totalmente gratis para las familias. ¡Ni que decir tiene los beneficios para el medio ambiente que conlleva el desarrollo de este tipo de medidas de ahorro! Además, en Alemania muchas empresas han querido aportar su granito de arena desinteresadamente, lo que genera una publicidad muy positiva para ellas.

 

Cogimos el Alvia para llegar a Madrid, desde donde partiríamos el miércoles desde Barajas hacia Timioara, previa escala en Rumanía. Durante nuestro trayecto íbamos comentando nuestras expectativas e inquietudes; ¿qué podremos aportar nosotras a este reto que se nos presenta?, ¿nos perderemos de camino al hotel?, ¿cómo serán nuestros socios?, ¿habremos metido jerseys y calcetines suficientemente gorditos?

 

Las dos jornadas de trabajo han sido intensas pero también P1040985hemos tenido un poco de espacio para nosotras y he de decir que Carol es una gran compañera de viaje. Además, nos hemos venido con algún kilito de más ya que hemos seguido una dieta poco saludable; aprovechamos la primera noche de Madrid para visitar el famoso restaurante de comida rápida VIP’s y continuamos con nuestra atípica ruta gastronómica desayunando a la mañana siguiente en el Mc Donald’s del aeropuerto. Sólo picamos unas chocolatinas durante el vuelo así que al llegar a nuestro hotel por la noche, después de leer y releer la carta unas veinte veces, decidimos pedir dos pizzas. ¡Vaya dos indecisas!

 

A la mañana siguiente, de camino a la reunión en la Fundatio Romano Germana, íbamos repasando detalles del proyecto. Estábamos inquietas y ansiosas por ver cómo iba a transcurrir nuestra jornada de trabajo. Al llegar allí, sólo los líderes del proyecto, Ronald e Isabel, nos recibieron. Los demás, irían llegando poco después. Uno a uno nos fuimos presentando y así fuimos conociendo a los que van a ser nuestros socios y compañeros hasta que finalice el proyecto en diciembre de 2015, así como las instituciones a las que representan.  Ronald e Isabel son alemanes (Kontakte für Europa e.V) al igual que lo son Uwe y Doreen (Bildingsinstitut Pscheser); Kata es nuestra compañera húngara (Humán Eröforrásért Egyesület Dél-alföldi Régió); Gabi es la italiana (Federal Association of Craftsmen Bozen) y los socios que nos acogieron en su fundación de Timisoara son AnneMarie, Cernei y Dan-Ionel (Fundatio Romano Germana).

 

Una vez que nos habíamos conocido todos y nos expusieron cómo funciona el proyecto en Alemania y los resultados que está dando, nos explicaron cuál iba a ser nuestro papel. Cada uno de los asistentes vamos a traer a nuestro país el modelo alemán de Power Saving Check, así que cinco representantes de Decroly vamos a formarnos para poder impartir los cursos que acrediten a desempleados para que puedan actuar de verificadores visitando los hogares, calculando sus gastos, repartiendo el kit con los utensilios de ahorro… dicho curso no tendrá lugar hasta diciembre de 2015 luego de momento, vamos encargándonos de otras gestiones, como la evaluación interna.

 

Comimos y cenamos con nuestros compañeros y de su gastronomía quiero destacar un postre que nos encantó tanto a Carol P1040979como a mí: el papanasi. No sabría describirlo muy bien; con forma de donut, con sabor a churro, acompañado de mermelada de ciruelas (creo), servido calentito y con una salsita dulce.

 

Tuvimos una tarde para visitar la ciudad que tiene mucho encanto; la catedral metropolitana, la catedral del Milenio, la plaza de la Libertad, la plaza de Trajano, el museo militar… Nos encantó pasear por sus calles repletas de edificios majestuosos y emblemáticos y nos gustó descubrir que hacía menos frío del que nos habíamos imaginado.

 

La siguiente reunión tendrá lugar entre el 25 y 30 de enero en Plauen, Alemania, y desde el departamento de Idiomas y Relaciones Internacionales ya estamos trabajando para tenerlo todo a punto.

 

 

 

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL