Nativos e inmigrantes digitales

Los estudiantes actuales ya no son el tipo de personas que nuestro sistema educativo pretendía formar allá cuando fue diseñado. Han cambiado radicalmente

 

Han cambiado gradualmente con respecto a los del pasado, y ese cambio no ha sido simplemente en su argot, su ropa, sus adornos Fernandocorporales o su estilo – como había ocurrido hasta ahora entre las distintas generaciones – sino que ha sido una transformación discontinua; a ello ha contribuido la llegada y rápida propagación de la tecnología digital en las últimas décadas del siglo pasado.

 

Estos chicos de hoy representan las primeras generaciones que han crecido con esta nueva tecnología. Han pasado toda su vida rodeados de, y usando, ordenadores, videojuegos, reproductores digitales de música, videocámaras, móviles y todos los demás juguetes y herramientas de la era digital. Hoy en día, gran parte de los jóvenes en edad universitaria han pasado pocas horas de su vida leyendo, pero demasiadas, jugando con videojuegos, por no hablar del exceso de horas viendo la televisión. Los juegos de ordenador, el correo electrónico, Internet, los teléfonos móviles y la mensajería instantánea son ya parte integrante de sus vidas.

 

Está claro que como resultado de este entorno y de su interacción con él, los estudiantes de hoy piensan y procesan la información de manera fundamentalmente diferente a sus predecesores. Algunos de nosotros les hemos dado en llamar la “Generación Net” o “Generación D”, pero quizá la designación que se ajuste más apropiadamente a ellos es la de “Nativos digitales”; y es que, como he dicho, nuestros estudiantes hablan todos el lenguaje digital de los ordenadores, los videojuegos e Internet.

 Fernando_2

Entonces, ¿en qué nos convierte esto a los demás? Aquellos de nosotros que no nacimos en el mundo digital, pero que, en algún momento de nuestra vida quedamos fascinados y adoptamos muchos o la mayoría de los aspectos de la nueva tecnología, somos y siempre seremos en comparación con ellos “inmigrantes digitales”. Cuando los inmigrantes digitales aprendemos, algunos mejor que otros, a adaptarnos a este nuevo entorno, conservamos hasta cierto punto nuestro acento, es decir, nos dejamos un pie en el pasado.

 

Se nos nota mucho la generación a la que pertenecemos, además de por la edad – que es obvio –  por cosas tales como acudir a Internet para obtener información como segundo recurso, y no en primer lugar, o  por recurrir a la lectura del manual de un programa informático en lugar de asumir que una vez instalado, el propio programa nos va a ir guiando en su utilización, etc.

 

Estamos en ese proceso de aprender un nuevo idioma en una fase tardía de la vida y esta circunstancia supone un problema; el que nosotros, profesores inmigrantes digitales que hablamos una lengua anticuada anterior a la de la era digital, estemos en nuestro ámbito educativo peleándonos por enseñar a una población, que habla un idioma completamente nuevo y distinto al nuestro.

 

Nosotros, los de mi generación, no creemos que los estudiantes puedan aprender algo con éxito mientras ven la televisión o escuchan música ya que nosotros no podíamos. Por supuesto que no: no nos enseñaron a creer que aprender podía o debería ser divertido.

 Fernando_1

Desafortunadamente para nosotros, las personas sentadas en nuestras clases se han criado con la velocidad tic TIC de los videojuegos. Están acostumbrados a la instantaneidad del hipertexto, la música descargada, los teléfonos en los bolsillos, una biblioteca en sus portátiles, mensajes sonrientes, mensajería instantánea… No sólo eso; han estado conectados la mayor parte o la totalidad de sus vidas y como consecuencia, tienen poca paciencia para las conferencias, la lógica del paso a paso, y el método de enseñanza consistente en explicar-aprender-examinar.

 

Así que, a menos que queramos o podamos sencillamente olvidarnos de educar a los nativos digitales hasta que crezcan y lo hagan ellos mismos, es mejor enfrentarnos a esta cuestión y al hacerlo, tenemos que reconsiderar tanto nuestra metodología como nuestro contenido.

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL