La Justicia universal y los crímenes del franquismo

Según definición de Wilkipedia, Justicia universal, o principio de universalidad es “uno de los principios de aplicación extraterritorial de la ley, incluyendo la ley penal”

 

En la práctica, la finalidad de la Justicia universal, en el ámbito penal, es la de evitar la impunidad de los crímenes cometidos contra la humanidad, alvaro-de-la-fuente1permitiendo juzgar a todo delincuente que un país detenga en su territorio, cualquiera que sea su nacionalidad y el lugar de ejecución del delito. Suele estar referido a delitos de ámbito universal como los delitos relacionados con la violación de derechos fundamentales; la vida, la integridad física, etc.

 

La Justicia universal no resulta aplicable directamente, exige expresamente la aceptación por cada uno de los Estados, del correspondiente tratado internacional.

En España, el ejemplo más reciente de aplicación del principio de Justicia universal lo constituye el intento de Argentina de juzgar los delitos cometidos durante el franquismo. La Ley de Amnistía de 1977 cerró la facultad de  juzgar los crímenes cometidos durante la etapa franquista. En el año 2006 se presentó ante la Audiencia Nacional una querella por homicidios y desapariciones forzadas en el estado español, un total de 114.266 casos entre 1936 y 1951. Finalmente la Audiencia Nacional fue declarada incompetente para juzgar este tipo de delitos, y en su lugar, fueron declarados competentes los juzgados de los sitios en que se cometieron –por lo que se abrieron en distintos juzgados de España 47 causas, de las cuales 38 han sido archivadas– tendencia acentuada a partir de marzo del año 2012, por la Sentencia del Tribunal Supremo de esa fecha que declara: “Estos crímenes en España no hay que investigarlos”. Según Amnistía Internacional, esta sentencia contraría el derecho internacional.

 

En el año 2010, dos querellantes denunciaron en Argentina ciertos delitos del franquismo, por torturas contra cuatro querellados, de los cuales 2 están muertos y 2 vivos: el exinspector, Juan Antonio González Pacheco, alias Billy El Niño, y Jesús Muñecas Aguilar, alias El Capitán Muñecas. Se solicitó del Estado español por parte de la Justicia argentina la extradición de los dos procesados, y fue rechazada esta solicitud por la Audiencia Nacional que alegó la prescripción de los delitos. En mayo de 2014, continuando con la investigación de los mismos, la Juez instructora viajó a España para practicar declaraciones, recoger pruebas y entrevistarse con las víctimas y querellados, pero no recibió ningún tipo de ayuda de las instituciones españolas.

 Alvaro 1

Fueron promovidos por España procesos judiciales por crímenes de genocidio, terrorismo y torturas cometidos en Argentina, Chile, Guatemala y Salvador, en la década de los años 90. La falta de colaboración del Estado español con Argentina no es, por lo tanto, coherente con la postura de España al apoyar, como he dicho, la apertura de causas contra crímenes cometidos en otros países. Dicho de otro modo, ahora España está manteniendo la misma postura que tuvieron aquellos países que denegaron en su día la colaboración solicitada por España. Estamos, por lo tanto, ante la misma situación creada por Argentina, cuando en el año 1996 intentó zanjar el asunto con dos leyes: la Ley de Obediencia debida y la de Punto final. En el caso de España, se intenta zanjar el asunto alegando que ya se persiguen estos crímenes mediante causas abiertas en España (falso), vetando la declaración por videoconferencia e invocando a la Ley de Amnistía de 1977 y  a la Sentencia del Tribunal Supremo de marzo de 2012 antes mencionada.

 

En Argentina se acabó derogando la Ley de Amnistía, y Chile y Guatemala adaptaron su normativa para investigar los delitos. A través de la ONU se ha enviado a España una delegación con la intención de exigir del Estado español que deje sin efecto la Ley de Amnistía y firme y ratifique la Convención sobre imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de lasa humanidad. Por el Partido Popular y Partido Socialista se ha rechazado esta petición.

 

En definitiva, España ni investiga ni deja investigar  los crímenes del franquismo ya que, de momento, está reaccionando como lo hiciera Argentina hace 17 años cuando el Juez Garzón, por el principio de aplicación de Justicia universal, reclamó la detención de dictadores, militares y policías.

 

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL