Inteligencia emocional

Está muy claro que si duermes bien rindes más, y ahora que está tan de moda, cuanta más inteligencia emocional poseas, mejor gestionarás tus conflictos, relaciones e interactuarás con tu entorno

 

Los seres humanos somos emocionales y saber canalizar las emociones nos hace, creo yo, más inteligentes. Muchas veces no es cuestión de leer Fernandomás horas, de trabajar más duro, ni tan siquiera de exigirte más de la cuenta.

 

Se trata de incidir en la educación emocional, que influye de manera muy clara en los niveles de autoestima, en los hábitos de estudio y trabajo, en la seguridad en tí mismo y en una alta capacidad de comprensión. Además, el desarrollo de estas competencias aumenta la expresión de las emociones, las habilidades que favorecen las relaciones interpersonales y el compromiso con el entorno y con uno mismo.

 

El ser humano es por naturaleza, un ser emocional. Las emociones forman parte de nosotros, y cómo las gestionamos nos condiciona. Normalmente cuando estás triste, tu visión del mundo acostumbra a ser más bien negativa, en cambio, cuando te pasan cosas buenas, el mundo se vuelve más perfecto y con un matiz más positivo.

No podemos apartar las emociones de nuestra vida. Cuando no las tratamos, es cuando nos llega el caos, la serenidad nos abandona y nos encontramos sin ayuda para encarar las dificultades.

 

Pero si tratamos de trabajar el binomio educación/inteligencia emocional, se nos genera autoconfianzaFernando_1 para afrontar mejor el presente que se nos va construyendo, y día a día ganamos en una mayor autonomía para saber elegir la vida y las emociones que deseamos llevar. La autoconfianza es la base de todo. Saber gestionar las reacciones, así como desenvolverse con soltura en las situaciones puede ser la competencia clave a la hora elegir y facilitarte tu vida personal.

 

Pensando en que una de las opciones que tiene el alumno al concluir un tramo de su etapa educativa es el mundo laboral, algunas empresas han descubierto que invertir en mejorar nuestra vida socioafectiva es rentable porque es indispensable tener en cuenta la dimensión emocional para la eficacia profesional y laboral. Las empresas demandan no sólo más conocimientos y preparación, sino también un mayor nivel de independencia, seguridad e iniciativa. Hoy se necesitan personas con un nivel adecuado Fernando_3de desarrollo sociopersonal, ya que a nivel profesional se tiende a incluir cada vez más las competencias transversales y no sólo las competencias técnicas.

 

Por lo tanto, si somos esencialmente emocionales y si realmente queremos que el alumno alcance la felicidad y la eficiencia, ¡cómo no vamos a poner esas competencias como primera prioridad en la educación y formación!

 

Nuestras emociones son acciones o movimientos, muchos de ellos públicos, visibles para los demás pues se reflejan en la cara, la voz, en conductas específicas. Trabajarlas y enseñar a hacerlo, nos dará a nosotros y a ellos esa seguridad Fernando_2necesaria para desenvolvernos. Ser conscientes de lo que nos ocurre por dentro nos ha más libres frente a los condicionantes externos.

 

Resumiendo, cuando consigues estar bien contigo mismo, el mundo parece que se vuelve un lugar más acogedor en el que te mueves más fácilmente sin notarte bloqueado, tus relaciones se vuelven más plenas y fluidas, y tus conflictos se disuelven más cómodamente. Entonces, ¿por qué no aprender a manejar mejor nuestro entorno?

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL