La teoría del todo

Es un placer salir del cine satisfecho por lo que se ha visto

 

Una de mis aficiones es ir al cine. Me encanta. Voy casi cada fin de semana y a veces, si la cartelera lo merece, más de una vez. LauraSin embargo, últimamente estaba perdiendo un poco la asiduidad y la ilusión por ir a las salas porque con demasiada frecuencia salía del cine decepcionada o aburrida. A veces, incluso, enfadada por haber pagado un precio (del que podríamos debatir en otro momento si es alto o no) y haber gastado un tiempo en ver «otra» película que te deja indiferente, que no es «ni fu ni fa». Otra película de la que en unos meses no recordaré absolutamente nada. Porque ése es otro de mis defectos o virtudes, según se mire: soy incapaz de recordar títulos, argumentos o actores de la mayoría de las películas que veo, que os aseguro son muchas. Sólo me quedo con mis «imprescindibles» y algunas también las recuerdo porque eran justo lo que me apetecía ver en ese momento, no porque fueran buenas o malas, sino porque llegaron en buen momento.

 

Pues bien, de «La teoría del todo» quiero recordar no sólo la historia o la maravillosa actuación de Eddie Redmayne – por la que se ha llevado el óscar –, sino también sus enseñanzas, todo lo que me ha hecho reflexionar. Seguro que también recordaré el berrinche que me pillé, que tardó en pasárseme un buen rato; de hecho, pensando en ella días más tarde, también se me escapó alguna lágrima que otra.

 

Por si hay alguien aún que no ha tenido ocasión de verla, la cinta nos cuenta la relación entre el famoso astrofísico Stephen Hawking y su primera mujer, Jane, durante los años en que juntos lucharon contra la enfermedad degenerativa que postró al primero en una silla de ruedas. El film es una adaptación de las memorias de Jane Hawkin: «Travelling to infinity: My life with Stephen».

 

Si la descripción de estos personajes (Stepehn y Jane) es fiel a la realidad, sin duda son dos buenos ejemplos a seguir pues es admirable cómo afrontan las dificultades y van superando juntos los obstáculos cada vez más difíciles. Ésta es una historia de amor y de generosidad preciosa, pero también un ejemplo de superación y optimismo; el sentido del humor, presente en toda la historia, es fino y de muy buen gusto. Es curiosolaura1 cómo a menudo vemos otros problemas y nos sentimos egoístas por quejarnos por los propios que, objetivamente, no son ni de lejos tan graves. Nos prometemos aprender de ello y mantenernos positivos, pero ¡luego se nos olvida! Supongo que así somos.

 

Como no soy una experta o una crítica de cine, no voy a ahondar más en la película. Sólo quería recomendarla y expresar lo mucho que me ha gustado. Y después de todo esto, ¿qué película os apetece para este fin de semana? ¿cómo escoger cuál ver? Pues depende del momento, de la compañía, de nuestro estado de ánimo… ¡De muchas cosas! Hay veces que simplemente buscamos desconectar, pasar un rato divertido o nos sentimos nostálgicos; puede ser que nos apetezca viajar un poco en el tiempo o a algunas localizaciones, canturrear con algún musical o disfrutar de la actuación de nuestros actores preferidos participando en un género u otro; sea cual sea  vuestra elección, si es en buena compañía, puede ser un plan estupendo.


Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL