España progresa adecuadamente en FP

Las Competencias más allá de la Escuela: Informe de Síntesis” es el trabajo recientemente publicado por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), en el que a partir de un estudio llevado a cabo en 40 países y junto a los resultados obtenidos en informes previos, anima a España a redoblar sus esfuerzos para mejorar la dotación del aprendizaje basado en el trabajo, es decir, la Formación Profesional

 

El estudio, denominado Skills Beyond School, analiza la FP en diversos países, y fue presentado a comienzos del mes de abril por PCA, Decroly Digitalla secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, quien indicó que a raíz de la crisis, hay un gran número de jóvenes que abandonaron sus estudios y no logran conseguir empleo en la construcción, lo que ha conllevado un aumento de “ninis.

 

En España, actualmente el 33% de los jóvenes optan por la FP. Asimismo un 44% de los españoles entre 15 y 64 años tiene un bajo nivel de formación, lo que representa el 17% por encima de la media comunitaria. A pesar de los esfuerzos realizados en los últimos años, España no logra todavía alcanzar el número de matriculas en estudios de FP, una modalidad de aprendizaje que aquí no ha logrado el prestigio y el grado de empleabilidad que tiene en otros países europeos, como Alemania o Suiza.

 

La crisis económica la ha propiciado, eso sí; el número de alumnos matriculados prácticamente se ha duplicado en estos años de recesión. Los 462.492 que había en el curso 2007/2008 se han convertido en 793.034 en 2014/2015. Seis de cada 10 de los inscritos está por encima de la edad teórica que correspondería a estos estudios. Eso significa que la FP es una opción de retorno a la educación. Hay muchos alumnos mayores de 35 años -sobre todo mujeres- que durante la época de bonanza económica abandonaron sus estudios prematuramente y ahora utilizan la FP para aumentar las posibilidades de obtener un empleo. Sin embargo, como he dicho, aún estamos lejos de que la FP llegue al nivel de otros países. El porcentaje de los titulados en España es del 33,3% por debajo de la media de la OCDE (el 39,7%) y de la UE (el 46,1%).

 

En el informeCompetencias más allá de la escuela”, que la Organización para la Cooperación y el DesarrolloPCA, España progresa adecuadamente en FP (I) Económicos (OCDE) presentó recientemente en Madrid, este organismo aplaude “los esfuerzos” realizados en España para darle lustre a la FP, pero también avisa al mismo tiempo de que “pocos estudiantes españoles cursan FP y, de éstos, aún menos tienen la oportunidad de cursar programas con la metodología de aprendizaje basado en el trabajo, tal como lo hacen muchos de sus homólogos europeos.

 

Por “aprendizaje basado en el trabajo” se refiere a lo que todos conocemos como FP dual, que combina la impartición de contenidos teóricos en los centros educativos con formación práctica en las empresas, en muchas ocasiones remunerada con becas-salario y de la que los lectores del blog “Decroly Digital” están suficientemente informados.

 

En 2012, el Gobierno aprobó el Real Decreto 1529/2012, de 8 de noviembre, por el que se desarrolla el contrato para la formación y el aprendizaje y se establecen las bases de la Formación Profesional dual para ampliar y mejorar la FP. Es cierto que entre los cursos 12/13 y 14/15, los alumnos han pasado de 4.292 a 16.199; los centros que ofrecen esta opción, entre los que se encuentra Decroly, igualmente han crecido de 124 a 728, y las empresas han ascendido de 513 a 4.878. Pero ¿es esto suficiente? Obviamente no. Esta opción es aún muy minoritaria, entre otros motivos porque la crisis disuade a las empresas a la hora de hacer contratos. La OCDE anima a España a mantener y potenciar estas iniciativas.

 

“La FP dual sigue manteniéndose residual en el conjunto del ámbito de la FP, afectando a menos del 3% del alumnado” apunta el sindicato UGT, que también advierte del “estancamiento” observado en la FP Básica y en la FP de Grado Medio.

El Gobierno no lo esconde. Durante la presentación del informe, la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, reconocía que estamos “muy lejos de la media de la OCDE y de la UE” y que “tenemos una proporción muy baja de estudiantes que escogen FP, especialmente FP de Grado Medio”. En España, son más numerosos los estudiantes que optan por el Bachillerato que los que eligen FP, algo que también ocurre en Hungría, Irlanda o Grecia. La situación es al revés en Alemania, Finlandia, Holanda, Austria y, en general, en la mayoría de la UE: hay más alumnos que se decantan por la FP y menos que cursan la vía del Bachillerato.

 

El jefe de Evaluaciones de los Sistemas de Formación Profesional de la OCDE, Simon Field, puso a China, Brasil, Indonesia o Suráfrica como ejemplos de economías emergentes que están experimentando “una gran expansión de la FP” y que les van ganando terreno a los países desarrollados. “Necesitamos gente con este tipo de competencias, gente que tenga un nivel superior al de la escuela, pero inferior al de la universidad” reclamó. En otras palabras, lo ya repetido en numerosas ocasiones.

 

“Es lamentable que se piense que la economía requiere siempre de estudios universitarios de tres o cuatro años. Hay muchos puestos de trabajo en los que sólo se necesitan estudios de uno o dos añosPCA, España progresa adecuadamente en FP (II)resaltó Field. Y explicó que antes “había una avalancha hacia las universidades” porque se había generalizado la idea de que “se necesitaban competencias de alto nivel, no manuales”. “Ahora esta ecuación no es cierta”.

 

La educación es clave para conseguir empleo, pero las destrezas profesionales son igualmente importantes hoy para mejorar la inserción laboral. La FP permite desarrollar conocimientos teóricos y prácticos y atiende a las necesidades de las empresas preparando a los estudiantes para cubrirlas. Estos estudios brindan beneficios económicos y sociales para todos los países. Sin embargo, mientras que en Europa más de la mitad de la población posee niveles intermedios de población, en España el porcentaje se encuentra muy por debajo y el porcentaje de estudios superiores es muy alto, lo que convierte a nuestro país en el de mayor número de titulados universitarios de la Unión Europea (UE).


Gomendio resaltó en la presentación de este informe que en España sucede algo peculiar: Tenemos muchos ciudadanos poco cualificados (44%) o muy cualificados (31%), pero pocos con cualificación intermedia (23%). “Es una situación radicalmente distinta a la del resto de Europa” indicó, donde el 46% de las personas de entre 15 y 64 años tiene una cualificación intermedia y hay menos que están poco o muy cualificadas. Dicho de otra forma: tenemos un exceso de universitarios (que luego no encuentran trabajo o se emplean en puestos por debajo de su capacidad) y hace falta más gente que venga de la FP.

 

La OCDE recuerda que aquí el porcentaje de chicos y chicas que ni trabajan, ni se educan, ni se forman “ha aumentado de forma constante”. Según Gomendio, España está (junto a Grecia) a la cabeza de Europa en “ninis”: uno de cada cuatro jóvenes lo es. Lo dicho: España progresa adecuadamente… pero necesita un impulso.

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL