El esfuerzo tiene su recompensa

En el deporte, en los estudios… en definitiva, en la vida, si queremos conseguir algo que merezca la pena, rara vez lo vamos a lograr si no nos esforzamos

 

El esfuerzo es el empleo enérgico de la fuerza física contra algún impulso o resistencia, pero también el empleo enérgico del Maríavigor o actividad del ánimo para conseguir algo venciendo dificultades. Ánimo, vigor, brío, valor.

 

Me encuentro en mi día a día con la falta de esfuerzo de muchos de mis alumnos, afortunadamente no  de todos, en lo que respecta a “ese empleo enérgico del vigor o actividad del ánimo para conseguir algo venciendo dificultades”. Muchas veces me sorprendo incluso con las excusas que nos dan para no realizar una actividad, trabajo… Chicos, ¡el que algo quiere, algo le cuesta!

 

Llega la recta final del curso. Llegamos con las últimas fuerzas y sobre todo, con las ganas de acabar, que hace que en algunos momentos veamos todo tan cerca y tan lejos, tan fácil y tan difícil…

 

Hace un par de semanas yo tuve esa sensación y me acordé de ellos. En enero de este año, me apunté junto con un grupo de amigos a la ruta a pie del Soplao. Un reto de 46,5 km a pie con un ascenso total de 1692 metros y un descenso total de 1840 metros que se planteabaMaria 1 muy complicado, sobre todo para quienes el deporte nunca ha sido una rutina. Todo comenzaba como un reto personal frente a una actividad, para mí muy complicada, en la que pocos confiaban que yo, mujer de sofá y coche – como me suele decir mi padre – fuese capaz de conseguir.

 

Los entrenamientos no fueron fáciles. Al principio rutas de 10km, un mes después ya íbamos por 15km, 20km, 25km… y llegó el día, el 23 de mayo de 2015 para ser exactos. Me costó dormirme y no me costó nada madrugar; los nervios. A las 8 de la mañana comenzaba la experiencia con “Thunderstruck” de AC-DC de fondo. Fuera nervios.

 

Fueron 13 horas de ilusión, de ganas, de cansancio, de risas, de anécdotas, de superación, de altibajos… tramos fáciles, tramos complicados, momentos “de subidón” y momentos “de bajón” que se intensificaron en los últimos 10 km, cuando las ampollas empezaban a hacerse notar más de la cuenta.

 

Y os preguntaréis por qué os cuento todo esto… pues en primer lugar, porque estoy orgullosa de lo que he conseguido; y en segundo lugar, y perdonadme el atrevimiento, porque quizá pueda servirle a alguien como motivación, ya sea en el deporte, en los estudios o donde sea. Que no hay retos imposibles sino oportunidades para superarse. Y que si se consigue, se celebra; pero si nos quedamos por el camino, se celebra lo conseguido y se cogen fuerzas para continuar intentándolo.

 

Por ello, ahora que estamos en “los últimos 10Km” del curso 2014-15, que empezamos a notar las ampollas o ya nos duelen maria 2tanto que caminamos con dificultad, debemos sacar las fuerzas, los ánimos y las ganas de donde sea. No podemos abandonar o flojear cuando ya hemos superado la mayor parte del camino.

 

El esfuerzo es el empleo de elementos costosos en la consecución de algún fin pero, ¿qué suponen un par de semanas en los meses que llevamos trabajando en ello? ¡Mucha suerte para todos, a echarle ganas y a por vuestro reto!

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL