Una nueva condición para lograr un empleo: ser “nativo digital”

Hasta ahora, para conseguir un empleo no estaba de más tener contactos o maquillar el CV para cumplir con ciertas necesidades de la empresa que oferta un puesto de trabajo. Ahora también se añade otra condición: pertenecer al grupo de los conocidos como “nativos digitales”

 

Las condiciones para lograr un empleo se van endureciendo poco a poco. Algunos podrán considerar que incluso son injustas, PCA, Decroly Digitalpero la realidad es la que es. Recientemente la revista americana Fortune publicaba en Estados Unidos un informe “no científico”, aunque sí lo suficientemente elocuente, que indica que el número de empresas que exigen en sus ofertas de empleo la pertenencia al grupo de “nativos digitales” va creciendo de manera exponencial. En definitiva, que éstos, junto con los que cuentan con contactos y los que se dan un retoque profesional forman un poderoso y selecto grupo entre los que buscan empleo.

 

La primera cuestión es determinar qué significa eso de “nativo digital” y si ese término hoy en día es equivalente al de “joven”. En este caso nos encontraríamos con una discriminación a la hora de contratar y en cualquier caso con una consecuencia: sólo los jóvenes podrían solicitar un empleo con ciertas posibilidades de éxito.

 

Sin embargo, está claro que el conocimiento, al menos a nivel de usuario, de las nuevas tecnologías resulta imprescindible no sólo en el entorno laboral, sino también en la vida privada. Además, en mi opinión el considerar a los jóvenes como nativos digitales no sería mayor discriminación que la de requerir candidatos con cinco años de experiencia por ejemplo, lo que representaría una discriminación en sentido contrario.

 

Según todos los expertos, cuando los requisitos para ocupar un puesto de trabajo son justificables objetivamente por el tipo de tarea que se va a desempeñar, no puede hablarse de discriminación. Y en ese campo entrarían las herramientas digitales.

 

No parece que en el futuro la situación vaya a cambiar – en el sentido de que tener contactos puede ser más importante que la experiencia o el currículo a la hora de conseguir un empleo. Parece que sólo cerca de un 30% de ofertas de empleo se publicitan y el resto se cubre por medio de contactos y recomendaciones.

 

Para Krista Walochik, presidente consejera delegada de Talengo, esta característica es “propia de quien exigePCA, nativo digital (I) un cierto alfabetismo digital a los candidatos, de quien entiende que el mundo digital es el centro de todo, un factor disruptivo que además añade un área de conocimiento, nuevas habilidades y formas de trabajar diferentes”. Walochik cree que los contactos, el maquillaje profesional y la exigencia de nativos digitales tienen que ver con el hecho de que, “desde siempre, se contrata por contactos y experiencia, por reputación (marca personal) y confianza, esto es, alguien que conozco me ha hablado de este candidato. Y es en las redes donde surge esta confianza”.

 

Por su parte, Silvia Leal, asesora de la Comisión Europea y directora académica en IE Business School, opina que “en cualquier oferta se puede estar discriminando cuando se incluye un perfil determinado. Lo que se consigue es asegurarse de que un candidato tiene unas capacidades determinadas. Pero si se piden cinco años de experiencia, el discriminado podría ser precisamente un candidato joven”.

 

Silvia Leal cree que la creciente exigencia de nativos digitales en las ofertas de trabajo detectada por Fortune provoca en este caso que salga favorecido un público que tiene una manera diferente de relacionarse con la tecnología: “Ya era hora de que llegase esta discriminación positiva que abre a los jóvenes unas puertas que hasta ahora tenían cerradas, porque no es fácil que se les ofrezca esa primera oportunidad laboral si no cuentan con experiencia”. Leal concluye que, junto con la formación, los contactos, y los padrinos profesionales, estas habilidades digitales resultan hoy determinantes.

 

El déficit de capacidades profesionales -que no se refiere únicamente a habilidades tecnológicas- con el que una gran parte de los candidatos llegan a las empresas, cada vez es menos tolerado por las empresas oferentes de trabajo. Y esto, lógicamente, afecta a las posibilidades de acceder a un puesto de trabajo. Puede decirse que, igual que resulta muy complicado conseguir un empleo si no se tienen los contactos adecuados, tampoco resulta fácil triunfar en la búsqueda de trabajo si uno no es capaz de acceder a una especie de reciclaje profesional (un barnizado de capacitación) que brindan cada vez más agentes en el negocio del reclutamiento.

 

La cuestión es que los agentes tradicionales –cazatalentos, consultoras, ETTs – tienden a añadir a sus funciones habituales la de dar un ‘tuneado‘ formativo, esto es, un “plus de capacitación” a los candidatos que presentan a las compañías para que éstos resulten adecuados a sus exigencias y necesidades. Los expertos creen que si no formas parte de ese grupo, tus posibilidades de éxito pueden verse reducidas.

 

Y no se puede olvidar en ningún caso la necesidad de mantener una actitud de mejora y aprendizaje constante, porque el talento que no se desarrolla en ese sentido reduce drásticamente sus niveles de empleabilidad, y todo esto nos obliga a innovar y a diferenciarnos.

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL