La salud, un negocio con futuro

Si consultamos las estadísticas de creación de empresas en nuestro país, podemos comprobar que en el pasado año 2014 se crearon un total de 86.910 empresas, esto es, un 6,92% menos de las que se crearon en 2013

 

Pero este dato, por sí sólo, no es suficiente para realizar una evaluación adecuada si no lo comparamos antes con el número de empresas que se cierran, amedrano-150x150es decir, ¿se está produciendo un aumento neto en la creación de empresas? A tenor de los datos que se vienen publicando en las revistas especializadas, debemos ser optimistas.

 

El año pasado, por cada empresa que cerró, se crearon cuatro situándose la media diaria en la creación de empresas en 238. Sin embargo, en 2007 – antes de la crisis – el ritmo de creación de empresas era de 380 cada día. No tengo mucha información sobre los destinos a los que se dirigen estos nuevos negocios, pero sospecho que la mayoría de ellos se orientan hacia el sector de la hostelería y turismo que no deja de batir records a pesar de la crisis, haciendo gala de una muy buena salud. Y ahí quería yo llegar: a pesar de ser uno de los sectores más afectados por los recortes del Gobierno, estoy seguro de que “la salud” es uno de los que más va a crecer a medio plazo.

 

Uno de los motivos principales es la evolución demográfica. A finales de 2013 el Instituto Nacional de Estadística publicó un informe sobre la proyección de la población en España en el período 2013-2023 en el que pronostica que perderíamos 2,6 millones de habitantes y a partir de 2017 el número de defunciones superaría por primera vez al de nacimientos.

 

No obstante, lo más destacable a mi juicio, es la aceleración progresiva del envejecimiento de la población residente en España. Dos son las causas principales: el descenso de la natalidad y el saldo migratorio negativo. Esto supondría que en 2023 habría casi un millón menos de menores que en 2013, es decir, la población infantil se reduciría en un 20,4% y por el contrario, la población mayor de 64 años aumentaría en 1,5 millones más que en la actualidad (un 17,6% más). La proyección para Cantabria no es muy distinta a la del resto de España, nuestra comunidad perdería 24.386 personas lo que supone un 4,1% menos que en la actualidad.

 

Querámoslo o no, este cambio de tendencia va a traer importantes consecuencias para nuestra forma de vida. Una de ellasAntonio M11 será el aumento de la demanda de servicios para este grupo de edad, entre los que se encuentra todo lo relacionado con la salud. En España contamos con un servicio público de salud que funciona bastante bien y eso es algo que la gente valora. Por ello, no creo que nuestros políticos desoigan esta demanda social. Bien es cierto, que debemos tener en cuenta también que los recursos con que va a contar la Seguridad Social no van a crecer en la misma medida, y por tanto, hay que pensar que existirá hueco para la medicina privada, servicios sanitarios anexos, accesorios médicos, etc. que se nutrirán de este previsible crecimiento de la demanda interna y también de la procedente de otros países que continuará acudiendo al nuestro no sólo por nuestro clima, sino también por la calidad de nuestros servicios sanitarios.

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL