Leer da sueños

Jorge Luis Borges dijo: “La literatura no es otra cosa que un sueño dirigido”. Y, por casualidad, tanto la literatura como soñar es algo a lo que tenemos acceso todos

 

Debemos potenciar la lectura, debemos aprovecharnos de ella y utilizarla como fuente de saber. Tal vez sólo Fernandohaga falta coger un libro y empezar con la tarea y probablemente, antes de que nos demos cuenta ya estaremos inmersos en una realidad paralela y fuera del incesante murmullo de la sociedad que nos rodea.

 

Una vez más me propongo contagiar, si es posible, el placer por la lectura. Los autores de los libros, hechizados por la magia de sus historias, quieren extenderla a todos los posibles lectores porque, para que esta magia manifieste su poder, necesita el entusiasmo de una confabulación de convencidos.

 

Suscitar el deseo de leer en los adultos para que se lo transmitan a sus hijos es el objetivo principal de este artículo, que recoge la experiencia de quien le encanta leer y por tanto, describir los distintos placeres que puede proporcionarnos la novela, la poesía o el ensayo. Se trata, Fernando_2en suma, de conseguir que, además de una herramienta imprescindible para el desarrollo personal, leer sea una actividad gratificante: un placer.

 

Creo que todos sabemos que la lectura es quizá uno de los medios más eficaces que conozco para adueñarse del lenguaje, por tanto tiene una función que no es meramente cultural ni estética; su función es vital, indispensable para el desarrollo de la inteligencia, la plenitud afectiva de nuestras relaciones y la dignidad de nuestra convivencia.

 

No debemos olvidar que el lenguaje es una herramienta social; con ella nos comunicamos con los demás, pero también con nosotros mismos. Nuestra inteligencia es lingüística, manejamos con las palabras nuestro intelecto. Prueba de ello es que constantemente nos hablamos a nosotros mismos, nos hacemos preguntas y nos damos órdenes. Mediante el lenguaje analizamos nuestras creencias, sentimientos y acciones; gracias a esa voz interna, hacemos consciente lo que vemos y aclaramos nuestro confuso mundo emocional.

 

Sabemos la relación estrecha que existe entre las capacidades lingüísticas de una persona y su procedencia social y económica; Fernando_3al ampliar esas facultades, la lectura resulta además una gran niveladora social, tan revolucionaria como otras. Uno de los fines de la educación es enseñar a desear lo deseable, es necesario pues suscitar el deseo de leer y para ello, hay que vencer resistencias y dificultades mediante una serie de técnicas básicas que deben utilizarse desde el nacimiento mismo del niño y durante todas las etapas de su educación: desde la primaria, en que deberá adquirir las técnicas y hábitos de lectura, hasta la secundaria, donde es necesario redoblar el esfuerzo para ayudar a comprender los textos y sobre todo motivar a los adolescentes.

 

Contagiar nuestros entusiasmos mediante una lectura apasionada y tenaz, proporcionar adecuados ejemplos, establecer metas y recompensas, convertir la lectura en un hábito, seleccionar en cada momento las lecturas adecuadas a su edad y a sus preferencias y cambiar las creencias erróneas que se puedan tener acerca de la lectura son estrategias útiles para allanar el camino de una actividad que puede parecer ardua y poco atractiva.

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL