Dos lobos en el corazón

Un amigo me ha enviado a través de Facebook esta vieja leyenda india que posiblemente será una mera invención de anteayer y por ello, ni siquiera será antigua ni india, algo que para nada me importa. No obstante, a continuación os la refiero

 

“Un viejo indio decía a su nieto: Me siento como si tuviera dos lobos peleando en mi corazón; uno de los dos es un lobo enojado, violento y blanca-vengador, el otro está lleno de amor y compasión. El nieto preguntó: Abuelo, dime ¿cuál de los dos ganará la pelea en tu corazón? El abuelo contestó: aquel que yo alimente.”

 

Son unas pocas líneas que me han parecido muy significativas. Y aunque, como he dicho, es una leyenda y por tanto de credibilidad casi nula, sin embargo sí me ha resultado bastante inspiradora; aquí de forma muy breve se ha hablado de lo importante que es el poder decidir y de lo duro que resulta a veces hacerlo.

 

De niños, los adultos deciden por nosotros, y a medida que vamos creciendo, en muchas ocasiones cedemos ese gran honor al grupo en el que nos sentimos protegidos y al que pertenecemos (pandilla, familia, compañeros de trabajo…) Es cómodo sentirse identificado con los demás, ser uno más del rebaño. Mientras eso ocurre, todo va bien y uno se encuentra bien.

 

Pero desgraciadamente la vida, aun siendo maravillosa, no lo es tanto como se han ocupado de transmitirnos y no todo en ella es fácil y perfecto: crecer es superar los innumerables momentos en que uno no comulga con los demás, no coincide con la “manada”, en que uno se siente distinto, perdido… En esas circunstancias escuchas dos voces en tu interior, o como se cuenta en la leyenda, hay dos lobos en tu corazón. Es el momento de la verdad, de tu verdad; nadie puede sentir y hablar por ti, decidir por ti… definitivamente estás solo, tú mueves ficha (de la soledad tampoco te hablaron cuando te describieron lo bello que es vivir).

 

Ése es el preciso instante en que empieza para ti una lucha interior que te va a acompañar siempre, y tras Blanca 1la cual se sucederán tus aciertos y tus equivocaciones. Los expertos dicen que muchas enfermedades (depresión, ansiedad, fobias) muchos conflictos laborales, familiares y personales no están causados por lo que nos ocurre, sino por ese monólogo diario en nuestro interior.

 

De ahí que sea tan importante que intentemos dulcificar nuestra perspectiva en tantas cosas que nos rodean e intentemos teñir de optimismo todos nuestros pensamientos. Si nuestros pensamientos desbordan pesimismo y las circunstancias adversas llegan a dominarnos, nos sentiremos cada vez más débiles y más desgraciados; si nuestra forma de pensar es la contraria, esto se contagiará a quienes nos rodean y nosotros mismos nos sentiremos finalmente más fortalecidos. Sí que es importante decidir, y depende de lo que nosotros determinemos  los acontecimientos se desarrollarán de una u otra manera y por consiguiente, nuestra vida será de una forma u otra.

 

Debemos decidir cómo hemos de actuar en cada momento porque, como les digo tantas veces a mis alumnos, vivir es un continuo decidir. Ellos, como todos, tienen ya que empezar a elegir sus opciones de entre varias que se les presenten y han de intentar desembarazarse de tantas razones y poderosas circunstancias que ahora les justifican pero que también lastran la consecución de sus sueños.

 

Ahora que el curso ha llegado a su fin y han hecho mella en nosotros – en chicos y grandes – el cansancio, algunas incomprensiones, decepciones… en definitiva, esos daños colaterales del vivir diario, deseo que estas vacaciones nos sirvan a todos para recobrar la energía que hayamos podido perder por el camino, para adueñarnos de nuestros estados de ánimo y finalmente retomar la pasión por cualquier futuro proyecto que emprendamos u objetivo que nos propongamos. ¡¡¡Feliz verano!!!

 

Comments on this post

  1. Maite said on 09/07/2015 at 9:21 am

    ¡buen artículo Blanca! Las circunstancias no determinan nuestra existencia, las decisiones que tomamos sobre ellas sí.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL