El principio de Pareto para profesores

¿Qué es lo que marca la diferencia en tu forma de enseñar? Si eres de los que surfeas online por las webs que suelen frecuentar los profesores y te topas con esa pregunta, encontrarás respuestas de lo más variadas

 

Generalmente, esta pregunta lo que hace es provocar más preguntas: ¿es el aprendizaje basado en proyectos la metodología rg1a seguir?, ¿lo es el flipped classroom?, ¿debería seguir el método inductivo o añadir un toque de constructivismo? Tantas opciones pueden resultar intimidatorias y a veces acaban por desanimar a algunos al comprobar que desconocen tantas cosas de su profesión.

 

Pero tal vez haya una forma más simple de mejorar como docentes sin que haga falta estar en todos los sitios ni ponerlo todo en práctica. No tienes que pasar tus escasos ratos libres tuiteando, ni leyendo blogs o yendo a todas las conferencias sobre educación en un radio de 50 km. a la redonda. Puedes lograrlo simplemente– a la vez que ahorras uno de los recursos más importantes: tu tiempo – siguiendo la regla 80/20.

 

El principio de Pareto: En 1906, el economista italiano Vilfredo Pareto descubrió que el 80% de las tierras en Italia pertenecía al 20% de la población. Algunos investigadores que fueron más allá se percataron de que esta proporción de porcentajes se mantenía también en las relaciones causa-efecto (el 80% de los efectos era consecuencia de un 20% de causas). Con el tiempo se convirtió en uno de los principios más populares en los negocios y la administración. Microsoft solucionó el 20% de los bugs en su software y gracias a eso logró eliminar el 80% de los cuelgues del sistema. Si hablamos de asistencia sanitaria, el 20% de los pacientes hacen uso del 80% de los recursos sanitarios. rg2Pregúntale a cualquier responsable de la dirección de un centro educativo y te confirmará que el 80% de los problemas de disciplina son originados por el 20% del total de estudiantes. En definitiva, el principio de Pareto sugiere que unas pocas cosas son las que producen la mayoría de los resultados. Identifica aquello que es vital, ignora lo trivial o irrelevante y podrás rentabilizar al máximo los resultados.

 

La regla 80/20 en la enseñanza: Vamos a centrarnos en la evaluación, tal vez uno de los aspectos más complicados. Seguramente existan infinidad de métodos y recursos para lograr este objetivo, pero intentemos concentrarnos sólo en unas pocas cosas que podrían producir grandes resultados. Este curso he decidido concentrar mis esfuerzos en proporcionar ‘retroalimentacion’ (feedback) a los alumnos. Para muchos de ellos, este concepto estaba invariablemente asociado a la crítica, seguramente porque pocas veces a lo largo de sus procesos de aprendizaje han recibido retroalimentación positiva. La retroalimentación debe ser siempre constructiva y ante todo, un acto de apoyo y de convicción en las capacidades del alumno que le dé razones para creer que el profesor se preocupa de que sea capaz de dar lo mejor de sí mismo.

 

En vuestro caso, ¿cuáles son esas pocas cosas en las que creéis que podríais concentraros para lograr mejoras significativas en vuestro estilo de enseñanza? Si lo deseas puedes compartir tus ideas escribiendo un comentario.

 

Imagenes

«Vilfredo Pareto». Publicado bajo la licencia CC BYSA 3.0

Fuente: Wikimedia Commons

“Feedback exists between two parts when each affects the other” Autor: Trevithj. Publicado bajo licencia CC BYSA 3.0 Fuente: Wikimedia Commons

 

Comments on this post

  1. admin said on 20/01/2016 at 9:01 am

    Estoy de acuerdo contigo, Rodrigo. Todo ello, sin perjuicio de que inspeccionar más o menos blogs u otros sitios de internet, por ejemplo, suponga cortapisa alguna para posibilitar mediante la lectura, el estudio y la práctica pedagógica cotidiana una actualización profesional permanente para atender las demandas de nuestros estudiantes; del entorno empresarial, hoy mundializado, y del conjunto de una sociedad global, multicultural y plurilingüista.
    Me gusta tu entrada. La comparto y animo a todos nuestros compañeros a reflexionar sobre esta medida y/u otras similares y complementarias que me consta aplicamos cada día con nuestros discentes.
    Mi contribución a tu petición al final de la entrada la concreto en otras que he publicado en este blog durante el primer trimestre de este curso 2015-2016, entre las que destaco: Sprint final, de 1 diciembre; El modelo de evaluación que yo propugno, de 24 noviembre, 2015 y Decroly, un desafío permanente de calidad y equidad en la FP, publicado el 13 octubre.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL