Receta para aprender un idioma extranjero

Para trabajar, viajar o simplemente comunicarse con la gente, es necesario hablar idiomas. Una idea muy extendida es que para aprender un idioma, basta con vivir en un país extranjero. Pero, ¿basta con ir al supermercado para ser un gran chef? A veces, la realidad engaña

 

Mi trabajo de profesor de francés como lengua extranjera, así como mi propia experiencia como estudiante de castellano me Gaëlaniman a compartir aquí mi receta para aprender más fácilmente un idioma extranjero.

 

Utilizar un idioma consiste en transformar nuestras ideas en palabras, o sea en sonidos que pueden ser entendidos e interpretados por otras personas. Es necesario centrar el aprendizaje en tres ingredientes básicos para conseguir una buena receta: la fonética, el vocabulario y la gramática.

 

La fonética

La mejor forma de aprender un idioma, además de ser la más natural y más eficaz, es teniendo mucho contacto con él: en casa, con amigos, a través de la televisión, de Internet, etc. Así, conseguimos acostumbrarnos a los sonidos del idioma y empezar a reconocer yGaël Nevoux, 2016-01-27, Receta para aprender un idioma extranjero(Blanca 12-03-2016) (3) memorizar palabras. De hecho, ¿cómo hemos aprendido nuestra lengua materna? Escuchándola cuando nos hablaban. Una vez reconocidos los sonidos, la segunda etapa consiste en reproducirlos. De ahí la primera dificultad cuando aprendemos un idioma extranjero porque existen sonidos nuevos que no tenemos en nuestra lengua maternal. Por esa razón, es conveniente aprender de joven un idioma, porque reproducir sonidos de niño es más fácil que de adulto.

 

El vocabulario

El otro ingrediente que nos interesa es el vocabulario. Por vocabulario se entiende palabras, por supuesto, pero también expresiones idiomáticas que permiten comunicar una idea sin la necesidad de conocer un vocabulario preciso o amplio sobre un tema. Un error común es empezar su aprendizaje memorizando listas enteras de vocabulario sobre una temática. Sin embargo, creo que el secreto está más bien en aprender vocabulario útil, que utilizamos mucho y en contexto. El ejercicio de memorización se hace más fácil y más natural puesto que se realiza con la práctica, reproduciendo frases o palabras escuchadas.

 

La gramática

Quizás tengáis malos recuerdos de la gramática en el colegio. Memorizar reglas, analizar la estructura de una frase, buscar el predicado, el complemento directo, etc. no suelen ser cosas que traen buenos recuerdos, ¿verdad? La buena noticia es que la gramática se aprende a través de la práctica, incluso de forma intuitiva, no estudiando. ¡Es más eficaz practicar que estudiar la gramática!

 

Por consiguiente, la mejor forma para hacer frases correctas no es pasando 3 horas delante de un libro de gramática, sino pasando 3 horas con Gaël Nevoux, 2016-01-27, Receta para aprender un idioma extranjero(Blanca 12-03-2016) (1)personas que hablan correctamente el idioma (o en su defecto, viendo la televisión, etc. en este idioma). ¡Si entendéis y memorizáis un lenguaje correcto, hablaréis naturalmente un lenguaje correcto! Los libros de gramática pueden ser útiles para saber lo que existe en la nueva lengua o para ser conscientes de las diferencias existentes entre ésta y el idioma materno. Además, se memoriza mejor algo que se entiende. Pero no nos engañemos, no se habla un idioma con gramática, sino practicando el idioma a base de escuchar, entender y repetir.

 

Y para que esta receta para aprender un idioma extranjero sea completa, es necesario añadir ingredientes como la motivación, el no miedo a cometer fallos y las ganas de comunicarse en un idioma extranjero.

Bon appétit!

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL