¿Cuál es el papel de la memoria en el aprendizaje de idiomas? (1ª Parte)

El otro día estaba perdiendo la esperanza al tratar de aprender la gran cantidad de vocabulario esencial en alemán. Tras probar a estudiarlo de forma repetitiva, asociar las palabras con imágenes, realizar ejercicios, elaborar oraciones en las que se incluían las palabras, llenar la casa de hojas de papel autoadhesivo… pensé ¡es imposible!

 

Sin embargo, ¿cuántas veces nos han tenido que corregir errores tales como: “no se dice querría, sino quisiera o quisiese” o los Carolina 2frecuentes leísmos, laísmos y loísmos dependiendo de la zona geográfica, o la -s errónea en “ayer vinistes” o la utilización del infinitivo en lugar del imperativo, o  el empleo de “a ver” en lugar de “haber” dependiendo de la frase? En nuestro idioma materno llegamos a aprender gran cantidad de vocabulario y de gramática,  pero no es sino a través de la repetición, de las correcciones constantes y de oírlo continuamente gracias a lo que conseguimos aprender cada pequeño matiz de nuestro idioma.

 

En la adquisición de vocabulario, es clave no olvidar los nuevos términos recién aprendidos. Como todos los estudiantes de idiomas conocemos, las nuevas palabras no se aprenden al instante, sino a lo largo de un proceso gradual de varias fases, que habitualmente suele evolucionar de un conocimiento del vocabulario receptivo a un conocimiento productivo, es decir, dar el gran paso de aprender el vocabulario a ser capaz de utilizarlo eficazmente.

 

Todas las fases del proceso de aprendizaje son esenciales, comenzando por el aprendizaje de la correcta ortografía y pronunciación, así como del significado de la palabra para crear una base sólida del conjunto de capacidades lingüísticas. El siguiente paso consistirá en la memorización de la palabra, sin el que el aprendizaje no sería completo.

 

Tal y como indica Guy R. Lefrançois, en el proceso de memorización existen tres componentes principales: la memoria sensorial, la memoria de trabajo y la memoria a largo plazo. Con respecto a la memoria sensorial, al leer o escuchar una palabra nueva por primera vez, esta percepción de la información entra en nuestra memoria sensorial y tan solo se retiene la Carolina Palacios - copiainformación durante menos de un segundo, el tiempo necesario para transferir la información a la memoria a corto plazo (también denominada memoria de trabajo) que es la parte principal del aprendizaje; ésta procesa la información recibida para su correcto almacenamiento a largo plazo y también es la encargada de recuperar la información de la memoria a largo plazo, pese a que  sólo retiene el material durante unos segundos. Por último, la memoria a largo plazo, con capacidad ilimitada, contiene todo nuestro conocimiento y es la más estable. Si cualquier información se transfiere con éxito a la memoria a largo plazo, ya se recuerda durante gran cantidad de tiempo y hemos conseguido nuestro objetivo.

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL