Serendipia

rg-1

Hace aproximadamente unos setecientos años, un poeta persa escribió la historia de Los tres príncipes de Serendip, cuyas dotes de observación eran tan prodigiosas que, pudieron deducir –­ basándose únicamente en ciertos indicios y en las huellas –­ que éstas correspondían a un camello tuerto del ojo derecho, sin un diente, cojo de una pata, que transportaba manteca, miel y una mujer embarazada