Serendipia

Hace aproximadamente unos setecientos años, un poeta persa escribió la historia de Los tres príncipes de Serendip, cuyas dotes de observación eran tan prodigiosas que, pudieron deducir –­ basándose únicamente en ciertos indicios y en las huellas –­ que éstas correspondían a un camello tuerto del ojo derecho, sin un diente, cojo de una pata, que transportaba manteca, miel y una mujer embarazada

 

Unos siglos más tarde, después de que la historia corriera de boca en boca durante varias generaciones, el historiador rg-1británico Horacio Walpole, en una carta a Horacio Mann (uno de los grandes promotores de la educación pública y universal en los Estados Unidos), acuñó la palabra Serendipity, esencialmente con el mismo significado que tiene hoy en día, citando además como fuente el mencionado cuento persa.

 

Walpole se percató de que las averiguaciones de los tres príncipes del cuento se debieron a la “casualidad y sagacidad” y que, mientras que la última de ellas se subestima a menudo en el uso informal del término serendipity (serendipia sería la traducción del término al español), las referencias a la sagacidad son muy abundantes en la literatura científica, tecnológica y de innovación. Y ciertamente, con razón.

 

Ya tenía conocimiento desde hace tiempo de la acepción de serendipia en procesos de investigación, pero por alguna razón, decidí investigar un poco más sobre lo que hay detrás y presento aquí algunos descubrimientos interesantes:

 

  • Se acuñó por primera vez en el siglo XVIII por Horacio Walpole, inspirándose en el cuento persa Los tres príncipes de Serendip.
  • En numerosas fuentes sobre recursos estadísticos basados en corpus lingüísticos, se considera a la serendipia como una de las palabras más populares y a la vez más difíciles de traducir.

  • Serendipia no es meramente el resultado de la casualidad, sino que viene acompañada de grandes dosis de curiosidad.

  • El antónimo de serendipity en inglés es zembalnity, neologismo del que no he podido encontrar traducción directa al español.

  • Con el auge de la cultura de innovación abierta, la serendipia ha sido una de las referencias que ha inspirado y liderado el discurso innovador. Podemos encontrar numerosos ejemplos de serendipia tanto en el presente como en el pasado, y todos los casos conducen a la conclusión de que la apertura y la flexibilidad son los caminos que llevan a resultados más satisfactorios.

  • La plataforma Protect & Gamble de innovación abierta fue creada por P&G a principios del siglo XXIrg-2 cuando sus resultados financieros empezaron a caer en picado. Al cabo de unos pocos años, los contribuyentes externos ya participaban en el cincuenta por ciento de los productos e iniciativas de la empresa, uno de los mejores ejemplos de fomento de la serendipia.

  • El protocolo HTTP, originalmente pensado para la comunicación e intercambio de documentación en el ámbito científico, tomó casi de inmediato un giro inesperado. La comunidad de usuarios comenzó, a nivel global, a construir y añadir plataformas de comunicación y aplicaciones sobre dicho protocolo y hoy en día se ha convertido en el medio de comunicación de personas y de ideas más importante.

Imágenes

El cometa Shoemaker-Levy 9 se descubrió en 1993 gracias a una serendipia. Autor: NASA, ESA, and H. Weaver and E. Smith (STScI). Archivo bajo Dominio Público.

El Post-It es un producto muy popular que debe su origen a la serendipia. Autor: Pavel Krok~commonswiki. Archivo bajo licencia Creative Commons AttributionShare Alike 2.5 Generic

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL