¿Imaginas tu vida sin Internet?

No ha transcurrido mucho tiempo desde que vivíamos sin Internet. Si necesitábamos realizar alguna búsqueda, no había problema: íbamos a unas bibliotecas, unos museos, buscábamos en enciclopedias, diccionarios… Hoy en día, Internet está por todas partes

 

El 17 de mayo, se celebró el Día Mundial de Internet por lo que me pregunto: ¿te imaginas vivir sin Internet? Hemos pasado Gaëlde una vida sin redes sociales, sin plataformas de vídeo, sin descargas, tal y como vivían nuestros padres, al momento actual, en el que el primer reflejo para encontrar información es buscar en Internet. ¡Se encuentra de todo! En unos pocos clics obtenemos la respuesta a nuestra pregunta. Internet responde con rapidez y eficacia como corresponde a nuestro modo de vida, por lo que –como he dicho– me pregunto: ¿podríamos vivir sin Internet?

 

Por supuesto que se puede vivir sin conectarse a Internet. La gente empezó a acceder a Internet solamente al principio de los años 2000. De hecho, algunos prefieren seguir sin utilizarlo, informarse de otra forma, enviar fotos de papel y por correo postal o esperar pacientemente delante del televisor para saber qué tiempo va a hacer o enterarse de las noticias.

 

Algunas familias todavía no tienen conexión por razones sociales o ideológicas, otros intentan desintoxicarse porque han sufrido una “sobredosis” de Internet pasando horas delante de su pantalla,Gael1 olvidando el mundo real que les rodea, su familia y amigos. Estos últimos se hacen llamar los cyberdependientes, que son conscientes de su obsesión, pero no pueden salirse de una dinámica que han creado ellos mismos: Descuidan sus actividades en otros sectores de su vida para pasar todo su tiempo delante de la pantalla de su ordenador y poquito a poco, tienden a huir de la realidad.

 

Vivir sin Internet es posible. De la misma forma que se puede vivir sin luz, una conexión a Internet no es vital. Estas dos invenciones son comparables ya que, una vez que nos acostumbramos a tenerlas, es difícil volver atrás. Una vez hemos hallado la comodidad, se hace difícil perderla.

 

Y es que la vida sin Internet está considerada como una fractura numérica que complica la vida cotidiana. Por ejemplo, comprar un billete de tren en Internet es más rápido que ir a la estación; en el instituto, los profesores mandan cada vez más a los alumnos buscar información en Internet; las redes sociales facilitan la búsqueda de empleo con LinkedIn, y consultar las propias cuentas bancarias, así como realizar algunas operaciones es más fácil que ir al banco o llamar por teléfono. Además, ahorramos tiempo en desplazamientos.

 

En pocas palabras, la necesidad de Internet se ha instalado en nuestras vidas y el mundo se ha vuelto sobre-conectado en el colegio, en el trabajo, en casa… Todo ha cambiado y la tecnología y en particular Internet, acelera el tiempo. Necesitamos adaptarnos a esta aceleración del tiempo, aceleración que hemos provocado utilizando herramientas con prestaciones cada vez más importantes. Queremos resultados rápidos y exactos, tanto en nuestra vida personal como profesional. Internet responde a todas nuestras exigencias: una receta, un mapa, pedir un producto, buscar información… Es una fuente de información, de distracción,gael2 de intercambios con la familia y amigos, de conexión con el mundo exterior.

 

Hoy en día, el 80% de la gente está conectada a Internet, de los cuales el 73% declara que no podría vivir sin el. Además, las necesidades y comportamientos evolucionan sin parar: Internet cuenta con más de 2200 millones de usuarios en el mundo y ese número no va a dejar de crecer porque hay que reconocerlo: Internet es una herramienta de comunicación y promoción maravillosa.

 

En resumen, vivir sin Internet parece difícil hoy. Es un útil extraordinario de comunicación, representa una apertura al mundo, un lugar de reflexión, de intercambios, de enriquecimiento intelectual. Es además, un valor añadido para las empresas, que explotan las posibilidades de la Web para darse a conocer, valorizar sus actividades, aumentar sus ventas…

No obstante, en el plano humano ¡no hemos de olvidar el mundo exterior, las relaciones humanas y saber utilizar Internet con calma!

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL