La influencia del fútbol en nuestra sociedad

Es evidente que el fútbol está totalmente arraigado en nuestra cultura. El “deporte rey” lo llaman. Ahora, en época de Eurocopa, resulta aún más difícil no hablar de él

 

Todos los días hay partidos de fútbol, ya sea de liga, de copa, de Champions, de ligas extranjeras, Eurocopa, Mundial… Desde Lucía Uriarte, 16-06-2016, La influencia del futbol en nuestra sociedad(Blanca 23-06-2016) (2)que somos pequeños, nos enseñan la existencia de este deporte, nos llevan a partidos, nos enseñan cual es “nuestro equipo”, enseguida nos regalan un balón o nos apuntan a un equipo. ¿Por qué? ¿qué nos ofrece realmente este deporte? Son muchas las cosas que nos ofrece, tanto si decidimos practicarlo, como si nos mantenemos como simples espectadores. Por lo tanto, quiero analizar la influencia de este deporte en nuestra vida, en especial en la de los niños o jóvenes.

 

Para empezar, al ser un deporte, implica un trabajo físico, por lo cual proporciona salud. Por otro lado, al ser un deporte que se juega colectivamente, fomenta la socialización del niño o adolescente, le enseña a trabajar en equipo y crea una identidad de grupo. Como señala Pablo Jodra, “en un equipo debes aprender a colocarte en función de los demás. El niño o adolescente se da cuenta de que, si un compañero pierde la posición, él debe cubrirle y aprende a confiar en que su compañero hará lo mismo por él. Potencia el valor de la disciplina y del trabajo en equipo, otra gran lección para la vida cuando tengan que hacer trabajos en grupo en la escuela, por ejemplo”.

 

Además, el fútbol enseña otros valores, que se fomentarán en aquel que lo practique. “Todo cuanto sé con mayor certeza sobre la moral y las obligaciones de los hombres se lo debo al fútbol”, escribió el filósofo y novelista Albert Camus. El fútbol, por ejemplo, desarrolla la toma de decisiones, ya sean decisiones tácticas (a quién se la paso, o cómo me sitúo) ya sean decisiones morales (puedo fingir una falta o ser sincero, por ejemplo). Si se entiende bien la disciplina del fútbol y se toman las decisionesLucía 2 correctas, éste aportará al jugar el valor de la honestidad. También el fútbol puede aportar al niño o adolescente el respeto al rival: Para concienciar a todo el mundo de lo importante que es, la UEFA (Union of European Football Associations), desarrolló la campaña RESPECT que tiene como finalidad el fortalecimiento de los elementos de estrategia de responsabilidad social, incluida la promoción de la diversidad, la paz y la reconciliación, el fútbol para todos, la salud, el respeto por el medio ambiente y la lucha contra la discriminación, el racismo y la violencia.

 

Más  principios que inculca el fútbol en los jóvenes son el del esfuerzo y la perseverancia, ambos necesarios para alcanzar sus objetivos; podemos añadir el del optimismo – pero sabiendo encajar las frustraciones –, y el de disfrutar de la vida, aunque asumiendo responsabilidades; igualmente, pueden adoptarse valores y hábitos de orden e higiene. Además, el fútbol, ya sea practicándolo o siendo un mero espectador, nos puede proporcionar diversión y alegría, así como ayudar a liberar tensiones. “Salid y divertiros” es lo que recomendó Johan Cruyff, técnico del Barça (1988-1996), a sus jugadores antes de disputar la final de la Copa de Europa en 1992.

 

Debido al arraigo de este deporte en nuestra sociedad, millones de jóvenes toman como ejemplos a sus jugadores de fútbol favoritos, o a los de “su equipo”. De esta forma, copian sus modas, su forma de vestir, sus peinados, sus hábitos… de ahí la importancia de que los jugadores profesionales sean buenos modelos a seguir.

 

Por otro lado, el fútbol, como todo en la vida, también puede influir negativamente en las personas, es decir, todos los valores Lucía 3positivos que nos puede proporcionar, expuestos en el párrafo anterior, se volverán del revés en el momento en el que los jugadores de fútbol profesional, a los cuales ven y siguen millones de personas en todo el mundo, no sólo no los representen, sino que secunden los contrarios. Así podemos encontrar una mala influencia en el mundo del fútbol por parte de los aficionados, bien del fútbol profesional o bien del fútbol amateur: Todos hemos visto alguna vez a un padre en un partido de niños faltando el respeto al árbitro, o incluso al equipo. contrario.  Estos comportamientos también son ejemplos para los niños o adolescentes, que interpretarán como reacciones normales y adoptarán como propias en un futuro. Sin ir más lejos, esta última semana hemos podido ver a aficionados de dos selecciones europeas enfrentándose de forma salvaje.

 

En conclusión, el fútbol, al igual que todos los deportes, puede inculcar valores enriquecedores para las personas, además de ofrecernos salud, diversión y entretenimiento. Sin embargo, como ya he dicho, se debe procurar que dichos valores se encaucen en el sentido correcto y que el mundo del fútbol profesional asuma la gran responsabilidad de dar ejemplo.

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL