¿Adicto a tu móvil? Los científicos te explican por qué

Nadie es inmune al fenómeno de la adicción a su teléfono móvil. Debido a la secreción de dopamina en nuestro cerebro, consultar con demasiada frecuencia su teléfono se convierte en un riesgo, especialmente entre los jóvenes

 

Navegando en Internet, encontré éste de una revista francesa llamada Atlantico, que explicaGaël por qué somos adictos a nuestro querido teléfono móvil. Pensando que podría ser de vuestro interés, os dejo aquí las partes de la entrevista a Gérard-Yves Cathelin, un psicoterapeuta y adictólogo, que me parecen más interesantes:

 

–Atlantico: “Parece que numerosas personas son, hoy en día, adictas a su móvil. ¿Cómo se explica científicamente esta adicción?”

–Gérard-Yves Cathenin: “La adicción se manifiesta a partir del momento en el que el nivel de dopamina aumenta. A continuación, se inicia el ciclo de la recompensa, que  a su vez conduce a una mayor satisfacción; entonces el cerebro memoriza este nivel de recompensa  asociándolo a la adicción al teléfono móvil y este último pasa a convertirse en el objeto de esta adicción, de la misma forma que la droga o el alcohol. Muchos jóvenes especialmente son adictos a su teléfono porque son adictos a las redes sociales. El móvil se convierte de esta forma en la prolongación de la persona.”

 

–“Los niños y los adolescentes serían los más afectados por este fenómeno. ¿Por qué razón(es)? ¿No es un motivo suficiente para limitar el uso del móvil entre los jóvenes?”

–“El cerebro no acaba su formación hasta los 25 años, lo que explica que los niños y los adolescentes son los más afectadosgael1 por este fenómeno. Por consiguiente, si el cerebro se ve “contaminado” desde muy joven por los ordenadores y los móviles, se va a crear una adicción muy rápidamente. Por eso, en algunas clases, he prohibido el uso del móvil a los alumnos menores de 12 años.

Los que venden móviles necesitan permanentemente nuevos clientes. Por lo tanto, van a hacer todo lo que está en su mano para que los jóvenes tengan consigo, y ellos también, un teléfono móvil. Además está el problema de los padres, sobre todo de los de la nueva generación, que también son adictos a su móvil;  tal comportamiento incita a los más pequeños a imitarles.”

 

–“Conociendo esta explicación biológica, ¿cómo luchar eficazmente en contra de esta adicción al móvil?”

–“La primera cosa que convendría hacer sería apagarlo. Esta privación no tiene por qué ser radical en un primer momento;gael2 convendría apagar su teléfono durante una hora, por ejemplo, mientras haya que centrarse en una actividad sin él (hacer la compra, pasear, hacer deporte…). Se trata de recuperar el control sobre su vida para evitar que sea el teléfono el que nos dirija.

Me he encontrado con personas que tenían un mono real, manifestando sudores fríos si no tenían su móvil. En estos casos, una ayuda exterior, como la de un adictólogo, es necesaria. De hecho, el hospital Marmottan, en Paris, especializado en la adicción a las drogas duras, ha abierto una unidad de 5 a 10 camas para aquellas personas adictas a su teléfono móvil, a los ordenadores, a los juegos, vídeos, etc.

Existen también curas de privación durante las cuales se enseña a utilizar simplemente el móvil como una herramienta y no como la prolongación de nuestro pensamiento.”

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL