Encontronazos con el inglés

La primera vez que hice un intercambio de conversación inglés-español fue en la cafetería de la Escuela Oficial de Idiomas después de que me decidiera a coger un teléfono del tablón

De esto hace ya bastantes años. Yo iba muy nerviosa, como a un examen, pero enseguida, lo que yo empecé tomándomeLaura como una clase, se convirtió en una tarde muy amena de café con mi nueva amiga. Primero empezamos nuestra media hora de español y cuando ésta hubo terminado y apenas unas frases después de que empezara el tiempo en inglés le pregunté: ¿qué tal?, ¿se me entiende? Ella se extrañó por mi pregunta y le pareció muy graciosa mi inseguridad. Me dijo que estuviera tranquila, que lo hacía muy bien. ¡Me sentí de maravilla! Estuvimos quedando todo el curso, el tiempo que ella estuvo estudiando aquí y muchos años más tarde, nos hemos reencontrado por las redes sociales. ¿Que por qué cuento esto? Porque me he acordado de esta etapa de mi vida mientras leía en El País un artículo llamado “El problema al que se enfrenta cualquier estudiante de inglés”. El caso es que tres profesores de inglés han escrito un libro después de una larga experiencia profesional con alumnos españoles. En el tomo recopilan las 500 dudas más frecuentes que nos planteamos cuando estudiamos inglés. La inseguridad de los españoles respecto a nuestro nivel de inglés es uno de los temas que toca y me recuerda a ese primer encuentro con mi amiga Jacqui.

Hablan de que somos bastante cuadriculados, que queremos que nos resuelvan dudas con un “sí” o un “no” y nos descolocan los “depende”. Nos agobia pensar que ciertos significados dependan del contexto o la geografía. En este punto, deberíamos recordar que también dentro de nuestro país hay palabras que cambian su sentido según la zona y que también existen términos que podemos desconocer precisamente lauralibropor el hecho de haber nacido en otro sitio. Dicen que somos poco flexibles y que estamos obsesionados con la gramática. Aquí no puedo estar más de acuerdo porque yo en mi colegio nunca hice otra cosa. De hecho, estaba muy sorprendida por las clases que recibía en la academia a la que me apuntaron mis padres y a la que iba tres tardes a la semana. ¡Me encantaba! Todavía mantengo relación con algunos de mis profesores.

A lo largo de 14 capítulos recogen todos los casos en los que solemos tropezar. Podemos encontrar desde temas más o menos básicos como la forma en que debemos escribir una fecha, cómo firmar una carta o detalles a los que debemos prestar mucha atención; Así, in the end no significa lo mismo que by the end o at the end, tal y como sucede con let me alone y leave me alone u on time e in time. También nos recuerdan el uso correcto de las mayúsculas, el orden de los adjetivos y los temidos y denostados phrasal verbs. Nos contestan a dudas como por ejemplo: ¿se escribe twenty-one o twenty one?; ¿cuánta cantidad tengo que añadir si sigo una receta inglesa y me indica que agregue una taza?…

En cualquier caso, lo cultural siempre es lo más peliagudo en un idioma. ¿Cómo traducir un concepto que sencillamente no existe en el otro idioma? El mejor consejo que podemos seguir es el de estudiar más léxico en lugar de tanta gramática, pues ésta no nos va a ayudar si lo que queremos es ir a tomar unas cervezas con los amigos.

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL