El futuro de las pensiones es un debate muy presente en la sociedad actual

Pese a que tradicionalmente nuestro sistema de pensiones ha sido uno de los más proteccionistas de Europa, el entorno económico adverso de los últimos años ha restado confianza a los españoles sobre su futura viabilidad; debido a ello según las encuestas del CIS las pensiones han pasado a ser uno de los primeros problemas para los españoles

El principal problema de nuestras pensiones, como se repite continuamente, es la insuficiencia de ingresos y no tanto de qué estructura administrativa la paga. La Seguridad Social se financia a través de un gerardosistema de reparto basado en que los ingresos por las cotizaciones sociales de cada año se destinan a pagar las pensiones de ese mismo ejercicio, pero como cada vez hay más pensionistas por cada cotizante, debido a la inversión de la pirámide poblacional y a la alta tasa de paro, el desequilibrio entre gastos e ingresos no deja de aumentar.

¿Qué solución hay? Hay expertos que dicen que hay que aumentar los salarios para así incrementar las cotizaciones; hay otros que opinan que de esa forma bajaría nuestra competitividad y con ello las empresas dejarían de vender, lo que llevaría consigo el aumento del paro, y por ende, disminuiría el crecimiento económico; yo soy de los que piensa que los salarios irán creciendo a medida que nuestra economía crezca, y mejoren sustancialmente las cuentas de resultados de las empresas, y parte de esos beneficios sean destinados a nuevas inversiones que, a la vez vayan generando más empleo y consumo – lo que dará lugar a un aumento considerable de las cotizaciones, y por tanto a un superávit en la Seguridad Social–.

Nuestra pensión media está muy por debajo de la media europea por lo que es muy difícil defender que sean generosas. Mientras nuestros salarios no se aproximen a la media europea, no podremos afirmar lo contrario.

Por tanto, la cuestión ahora no es quién paga, si la Seguridad Social o el Estado, sino de dónde sacamos el dinero en conjunto para pagarlo.

No debemos ser alarmistas sobre la sostenibilidad de las pensiones, aunque es absolutamente necesario reavivar el debate ya que el sistema está en la actualidad en déficit y resulta gerardo2 (1)fundamental tomar medidas urgentes, encaminadas sobre todo a la captación de ingresos pues, como dije antes, la crisis financiera ha reducido drásticamente el número de cotizantes, y además la esperanza de vida seguirá en aumento. España ya es uno de los países más envejecidos y longevos del mundo.

Dado que la jubilación es una de las grandes preocupaciones económicas de los españoles, el sistema de pensiones ha sido tradicionalmente uno de los temas centrales del debate político. En este sentido, una reciente encuesta del Instituto Aviva reflejaba las demandas que los españoles hacen al Gobierno en materia de pensiones; las tres peticiones más repetidas fueron, por orden de preferencia, un pacto entre todos los partidos políticos para garantizar la sostenibilidad del sistema público, no aumentar más la edad legal de jubilación y subir la cuantía de la pensión mínima. A esto hay que añadir que más de la mitad de los encuestados reclamaron que las pensiones dejaran de ser utilizadas como arma política –lo que muestra la necesidad que tienen los ciudadanos de que se consensuen soluciones reales a largo plazo para garantizar la sostenibilidad de las pensiones–. 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL