Un nuevo descubrimiento en el campo de la ciencia: Isobar

Es increíble la velocidad a la que se realizan nuevos hallazgos y avances en el campo de la ciencia. Y ello gracias a las nuevas tecnologías y a las mentes y el trabajo que lo hacen posible

Un reciente descubrimiento, denominado Isobar, podría llegar a salvar la vida de millones de personas. Se trata de un Carolina 2refrigerador de vacunas, cuya característica diferenciadora es que puede llevarse como si fuese una simple mochila. Para utilizarlo, es necesario calentar el dispositivo Isobar durante aproximadamente una hora. De esta forma, al calentar la mezcla de agua y amoniaco, se consigue evaporar primero esta última sustancia, que queda en la parte superior del recipiente. Y, al dar la vuelta al Isobar, se evapora nuevamente en el agua. De este modo, las vacunas pueden permanecer hasta 30 días seguidos a su temperatura idónea, entre los 2 y los 8 grados centígrados, llegando al destinatario en perfectas condiciones.

Este revolucionario invento forma parte del proyecto de fin de carrera de William Broadway, estudiante de la Universidad de Loughborough, en Inglaterra. El invento de este joven, con tan sólo 22 años, ha sido de tal importancia, que ha sido premiado con el premio de tecnología James Dyson Award 2016. Tal y como indica esta fundación sin ánimo de lucro que apoya a los jóvenes, “Los jóvenes tienen el poder de cambiar el mundo a través de la ingeniería. Cada año, el premiocpv1 James Dyson premia soluciones realmente notables que dan ayuda en la resolución de los problemas cotidianos, y como el premio crece en todo el mundo, se están viendo más problemas resueltos y desde más ángulos”. Para esta fundación, ningún problema es demasiado grande, y afirman que las soluciones más simples son las mejores.

Esta fundación permite presentar proyectos en cualquiera de sus fases de producción, tanto cuando corresponden a una idea, como cuando ya está en proceso de fabricación o incluso ha sido comercializado.

Curiosamente, la idea surgió de forma inesperada. Según cuenta su autor, William Broadway, ésta surgió durante un viaje a México, cuando estaba practicando surf. Trató de conseguir alguna forma de aprovechar más eficientemente la energía de la que disponían y, relacionándolo con los métodos de refrigeración, dio con este nuevo “enfriador”. Los primeros prototipos ya están construidos, y en unos días competirá con otros finalistas del premio Dyson 2016 para intentarcpv2 conseguir el premio internacional y, de este modo, mejorar la vida de miles de personas.

La utilidad actual de este “pequeño refrigerador” es mayor en los países en vías de desarrollo, ya que son los que más problemas tienen con los programas de vacunas. Gracias a este invento, se pueden transportar durante los últimos tramos del recorrido, en los que los sistemas de distribución empeoran.

Pero su utilidad en el futuro podría ser aún mayor, ya que puede utilizarse en los trasplantes y las donaciones de órganos, puesto que con su pequeño tamaño puede ser transportado en helicópteros y ambulancias.

Se puede encontrar más información sobre ello en:

 http://www.jamesdysonaward.org/projects/isobar/

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL