Comunicación cultural entre China y España

Por Chang Liu, alumna de GIAT 1º (accésit)

Descubriendo España. Impresiones de una china viviendo en Santander

Hoy en día, debido al desarrollo de las tecnologías del transporte y comunicación, la geografía ya no es el principal factor que bloquea la Chang Liu GIAT1 04-04-2017 _Comunicación Cultural entre China y España_comunicación cultural nacional e internacional. Sin embargo, aún es posible percibir notables diferencias entre países, sobre todo en el ámbito cultural, religioso, político, etc. En este sentido, yo que soy una china viviendo en España, he encontrado muchas más diferencias entre las dos culturas de las que pensaba antes de venir.

En China, actualmente, la gente no conoce muy bien España. ¿Cómo es España en la mente de los chinos? Por ejemplo, sobre el estilo de la vida español, se cree que celebran muchas fiestas, que no se tiene tanta presión diaria y que la gente es pasional, pero perezosa, impuntual y poco eficaz. Sobre la gastronomía, los chinos sólo conocen el aceite de oliva y la paella y con respecto a la cultura, los toros, el flamenco y se juega muy bien el fútbol. Los chinos sienten cierta preocupación antes de planificar un viaje a España porque temen que pueda haber algo de racismo.

Por otro lado, los españoles tampoco saben mucho sobre China. En el periodo que llevo en España, hay mucha gente que me ha hecho muchas preguntas que ni sabía responder, ya que se basaban en ideas sobre China que también para mí son extrañas. Por ejemplo, los españoles piensan que en China se come perro, que los restaurantes chinos son muy sucios, que el país tiene mucha contaminación o que los chinos son poco creativos y reservados. Además, he podido oír que tenemos fama de muy trabadores, puntuales y que tenemos mucho dinero.

Pero la verdad es que la mayoría de las impresiones no son reales, y podrían ser debidas a la exageración o al conocimiento parcial de la realidad, por diferencia en la interpretación del valor cultural, etc.

Los dos ejemplos siguientes muestran que la comunicación cultural aclara los malentendidos:

Con respecto a mis primeras impresiones cuando llegué a Santander, he de decir que me llamó la atención, por ejemplo, el hecho de que las tiendas cierren los domingos ya que en China las tiendas tienen que abrir casi todos los días para obtener más beneficio y mantener así la competencia en el mercado. Entonces, le pregunté a mi amiga Nuria que me dijo que no era por la pereza sino por la influencia religiosa.

Mis amigos españoles también tenían dudas sobre China. La pregunta más frecuente es: ¿Coméis perros?, a lo que yo siempre respondo: ¡NOOOOO! No puedo decir que no exista ninguna persona en China que no coma perro, pero no es una costumbre normal y cotidiana. A veces, me siento un poco mal, porque tengo dos perros en China y los echo de menos.

Con respecto al estilo de la vida de ambos países, he hablado este tema con mis compañeros de clase de español. Al principio discutimos que estilo era mejor, pero a través de una buena comunicación cultural, al final hemos llegado a un conocimiento común: ambas sociedades tienen sus fortalezas y debilidades; para vivir de la forma relajada, España es la mejor opción; para buscar más oportunidades comerciales, lo mejor es elegir China.

En China, hay unos 1,374,620,000 habitantes que obliga a las personas a vivir con un ritmo de vida muy acelerado y gran competitividad, especialmente a los jóvenes. Pero eso también significa existir más oportunidad de trabajos. Por otro lado, en España hay unos 46,468,000 de habitantes, que permite un estilo de vida más relajado. Además, España tiene un sistema de bienestar social más desarrollado y maduro que China por lo que sus ciudadanos tienen menos preocupaciones y presiones en sus vidas. Pero muchos jóvenes se han ido a Alemania u otros países a buscar trabajos.

Según los ejemplos de mi experiencia, creo que los malentendidos están causados por escasa comunicación cultural. Hoy en día, la comunicación cultural causa un efecto mucho más profundo que lo que podemos imaginar. Por ejemplo, hay muchas actividades comerciales entre China y España y ello ha generado muchos problemas en las negociaciones, inversiones u otras actividades. Esos problemas parecen proceder en gran medida de un conflicto de beneficios, pero también están provocados por la diferencia cultural.

Considerando todo, una buena comunicación cultural, no solamente beneficiaría a las actividades comerciales, también sería positivo en muchos otros aspectos, especialmente en el sector del turismo. Actualmente, España es un destino internacional muy popular. Por otro lado, China tiene cada vez más competencia en el sector turismo. Parece que los dos países tengan que luchar entre ellos, pero yo creo que con una buena comunicación cultural las posibilidades de colaboración entre ambos serían muy beneficiosas para los dos países. España y China poseen una cultura muy distinta, lo que los hace muy atractivos para los turistas de cada país, pudiendo resultar en una situación “win-win” para ambas culturas.

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL