El camino correcto

Por Rodrigo Villegas Fernández, alumno de IC 1º

A veces hace falta alguien que te lleve por el buen camino. Pero, ¿cuál es el camino correcto?

Hay miles de jóvenes que en su etapa de formación no saben cuál es el camino correcto, qué es lo que deben o no deben hacer, padres que tienenRodrigo Villegas miedo a sus propios hijos por temor a agresiones y un largo etcétera de situaciones. Y todo esto se debe, según opinan la gran mayor parte de las personas, a las drogas o adicciones.

Hoy en día, nosotros, los chavales, sólo nos preocupamos por irnos de fiesta, aprovecharnos de nuestras libertades y rechazar cualquier tipo de deber, aunque con esto no pretendo meter a todos en el mismo saco pues no deben pagar justos por pecadores. A día de hoy, aunque parezca mentira, las personas de edad media o de la tercera edad siguen echando la culpa a los videojuegos, alcohol y drogas. Pues bajo mi punto de vista, no tienen la culpa ni los videojuegos, ni el alcohol ni las drogas. Está bien experimentar porque eso forma parte de hacerse mayor, pero todo en su justa medida. Al igual que hay gente consumida por el trabajo en exceso, también hay gente consumida por las drogas y alcohol.

¿Quién no ha probado nunca el alcohol o el tabaco? Yo creo que todos, y también estamos hablando de drogas. Pero también otras más fuertes, como la cocaína están a la orden del día. Con sólo mencionar que España es el mayor consumidor de cocaína del mundo creo que está todo dicho. Muchos de vosotros estaréis pensando “¿Y qué? Que más me dará lo que diga este tío”. Yo lo que intento conseguir es que cada uno encuentre su camino, el camino correcto. Vale, es verdad, las drogas no son buenas, ni el alcohol, ni el azúcar, ni el aire contaminado que respiramos todos los días, ni aquellas calorías de más que a veces nos tomamos, ni la comida con grasas “trans”… La única y gran diferencia en la actualidad es que algunos tipos de adicciones son legales y otros no, pero aparte de esta gran diferencia también existen los prejuicios de otras miles de personas.

Hay gente que ve mal que los chavales jóvenes fumen o beban lo más mínimo de alcohol. Hay gente que ve mal a los chavales gordos. También hay gente que ve mal a la gente anoréxica y así, hay prejuicios hacia todo tipo de cosas. Vale, en cierta y mínima parte, tienen razón pero no por completo. A mí también me parece mal que los chicos menores de edad fumen porque lo único que pretenden es aparentar ser una persona adulta. También las personas con sobrepeso tienen un problema pero es su salud y son sus decisiones.

A día de hoy, debería haber una mayor comprensión hacia todo este tipo de personas. Nadie sabe qué tipo de problemas pueden tener, una muerte de un familiar que les marcó la vida, tomar ejemplo de un adulto cercano, que no hace las cosas bien. Muchos jóvenes se drogan para evadirse de la realidad. Pero hay otros que han abusado de ellas y ya no pueden salir de ese círculo, destrozando sus vidas y la de las personas cercanas.

Yo quiero lanzar un mensaje a aquellas personas que se encuentran encerradas en las drogas o el alcohol con la intención de evadirse de la realidad. La vida es como es. Drogándote tu no sufrirás, pero los problemas no se van a solucionar solos. Conseguirás sacar la cabeza de la mierda durante unas horas pero una vez te despiertes al día siguiente, te darás cuenta de que esa mierda que antes te cubría por los tobillos ahora tiene 10 metros más de profundidad y junto a esa mierda está el dolor de tus padres, el dolor de tu madre al verte así, el miedo que siente porque hace unas horas la levantaste la mano y ella, por temor a que abandones el hogar en el que convivís juntos, seguirá sufriendo. Ése es el mejor motivo del mundo para quitarte de lo malo, y cuando digo “de lo malo” no concreto nada, porque cada persona es un mundo y en ese mundo hay cosas que causan problemas y otras no, pero la mayor motivación que puedes encontrar en tu vida para salir de este tipo de situaciones son la familia y en concreto, tu madre, que te dio la vida y sufre continuamente porque no vives la vida dignamente y no vas por el camino correcto.

Si no eres capaz de encontrar motivos por los que luchar y seguir adelante, mira a tu madre y fíjate en su cara de felicidad cuando haces lo correcto. Busca el camino correcto porque al fin y al cabo, el camino correcto es el camino de la felicidad.

 

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL