Trump, una trampa para el pueblo americano

Por Fernando Saiz Zorrilla, alumno de GIAT 1º (4º Premio)

En toda la historia jamás se había hablado tanto de un presidente como de Donald Trump. Pero visto el rumbo de su política ¿podríamos encontrarnos ante alguien que pueda ser una amenaza para el orden mundial?

No ha habido un descanso en los medios de comunicación y redes sociales e internet en general, para pasar a hablar de algo que no sea elFernando Saiz Zorrilla nuevo presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump. Y, meses después de que resultase electo, sigue sorprendiendo a todo el mundo con sus acciones. Y no es para menos, debido a su política exterior, las mentiras arrojadas durante su campaña, sus mensajes de misoginia y odio en sus discursos, su sospechosa victoria en las elecciones de los EE.UU. y la división del país en dos grandes grupos con distintas opiniones sobre el Presidente: para unos es un hombre hecho a sí mismo y capaz de levantar el país, para otros, un mentiroso en toda regla y un peligro para la nación y el mismo mundo.

Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos ha sido la cabeza de la unión de democracias occidentales, pero las declaraciones de Trump nos hacen pensar en otra dirección. La construcción de un muro en la frontera de México, el enorme aumento en el presupuesto de armamento y defensa nacional (recortando en el departamento de política exterior, de la sanidad, Medio Ambiente y otros), sus estrechas relaciones con Vladímir Putin y la intención de ser el país con más armamento nuclear, son motivos suficientes para pararse un momento a pensar en lo que está ocurriendo.

Si a esto le unimos su agresividad, nacionalismo, populismo y su odio hacia africanos, mexicanos y otros grupos sociales y étnicos, acusándolos de arruinar el país y quitar el trabajo a los americanos – su última medida ha sido imponer un veto migratorio a 7 países musulmanes – ¿a quién nos recuerda? Os daré una pista más, la nacionalidad de Trump es alemana, algo que además ha ocultado convenientemente, afirmándose numerosas veces como suizo.

Treinta y cinco psicólogos y psiquiatras americanos han redactado, a pesar de tenerlo prohibido, una carta advirtiendo al pueblo americano sobre la personalidad de Trump, señalándolo como una persona narcisista, borderline, paranoide, entre otras características. No es alguien sincero, y vive en su propio mundo de fantasía, distorsionando la realidad para engañar a aquellos que lo siguen y creen en su palabra.

Son también varios los expertos y analistas que, tras observar detenidamente sus discursos y declaraciones, han llegado a la conclusión de que Trump lanza una mentira cada, aproximadamente, 3 minutos. Trump ha sido capaz de, en un solo día, situarse a favor del matrimonio gay, el aborto o la entrada de inmigrantes en el país, habiendo, no obstante, lanzado ideas contrarias sobre esos temas con anterioridad. No se malinterprete, no debería ser de otra forma, pero solo ha sido una táctica política para no perder popularidad.

Normalmente esto hundiría a cualquier político, pero contra todo pronóstico, sus seguidores siguen siendo muy numerosos y creen todo lo que su presidente diga.

¿Qué mentiras son esas? Si escucháis las noticias de vez en cuando o tenéis alguna app para esa función en vuestros teléfonos ya habréis escuchado alguna. Aparte de las ya mencionadas, él ha asegurado ser “un hombre hecho a sí mismo” y de haber iniciado sus andanzas en los negocios con un millón de dólares dejados en herencia por su padre, cuando se ha descubierto que la fortuna de su padre era de unos 350 millones de dólares y que su parte correspondiente fue de 40 de ellos.

Prometió públicamente en su primer discurso que el muro de la frontera de México sería pagado 100% por los mexicanos, cosa con la que Enrique Peña Nieto, presidente de México no parece estar de acuerdo, a juzgar por sus palabras: “Lo he dicho una y otra vez, México no pagará ningún muro”.

Trump pretende ahora implantar un impuesto del 20% para los productos importados de México, así como otros recortes sociales a los americanos para poder costearlo.

También ha acusado a Hillary Clinton de ser la fundadora de ISIS, algo ridículo. Podría escribir un extenso artículo solo enumerando sus mentiras y contradicciones.

¿Puede el pueblo americano y el mundo fiarse de este hombre y de sus intenciones? Si miente en estos asuntos, ¿cómo sabemos que no miente también en temas más importantes para los americanos, como la seguridad nacional o las tasas de empleo?

Personalmente, yo lo que veo es una política encaminada al aislamiento y desarrollo armamentístico, como puede ser la de Corea del Norte u otros países similares, con sus diferencias políticas, claro está.

En estos últimos años las cosas están cambiando en las relaciones internacionales, en lo referente a la expansión de los presupuestos militares y los ejércitos, los conflictos internacionales (con Rusia y EE.UU. involucrados en la mayoría), amenazas de Corea del Norte, y otras declaraciones de intenciones y acciones de otros países. La tensión internacional comienza a hacerse más patente.

¿Estamos acercándonos a un gran conflicto?, ¿cómo puede afectarnos todo lo que está pasando a nuestro alrededor siendo nosotros unos meros observadores de lo que está por venir? No cabe duda de que Trump va a ser una pieza clave y determinante en el devenir del futuro de las relaciones internacionales en su papel de Presidente de una de las mayores potencias mundiales.

 

 

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL