Nos definen los actos, no las palabras

Esta frase revela lo esencial de la película, titulada Captain Fantastic, que tuvimos ocasión de ver con nuestros alumnos en el último trimestre, dentro del programa de prevención de drogodependencias Cine en la Enseñanza

Y es que en Captain Fantastic, a través de sus personajes vemos los diferentes modelos educativos existentes, es decir, diferentes maneras de entender y vivir blanca 2la realidad –con sus pros y sus contras–, que son cuestionadas y producen en el espectador la eterna polémica y el consabido debate sobre cuál es la mejor opción pedagógica (si es que hay una), dónde han de ponerse los límites y dónde se halla el equilibrio.

Así el protagonista, Ben, un viudo de mediana edad, decide educar a sus hijos de una manera poco convencional (no asisten a colegios, no aprenden con otros niños, hay diferentes ritmos de aprendizaje, los currículos losBlanca 1 diseña el padre apartándose de los parámetros establecidos por el sistema educativo y adaptándolos a las necesidades concretas de cada uno de sus hijos; en otras palabras, fomenta “otras inteligencias”). Frente a este modelo, la familia política de Ben –abuelos, cuñados– defiende la opción tradicional (sus sobrinos se socializan con su grupo de iguales en un espacio público –escuelas– donde se trabajan las habilidades sociales).

El método de Ben tiene muchas coincidencias con el conocido método Montessori en estas premisas:

  • La mente, si se la estimula desde los primeros años de vida, desarrollando constantemente el aprendizaje del individuo, es capaz de absorber muchísimos más conocimientos de los que a priori nos imaginamos. (Todos los hijos del protagonista, incluso los más pequeños, hablan varios idiomas, tienen conocimientos de Matemáticas, Física, Historia, Literatura, Política…)
  • El ambiente donde se aprenda ha de estar preparado y adaptado a las necesidades del alumno: debe ser acogedor, luminoso, que incluya libros, música, naturaleza…(los hijos de Ben viven en plena naturaleza, apartados de la civilización, rodeados de libros, instrumentos musicales, sin grandes comodidades, pero dotados de todo lo necesario para sobrevivir, incluso armas de caza)
  • El rol del tutor-adulto encargado del aprendizaje es el de adaptarse en todo momento a las necesidades del alumno (en la película, Ben se aparta de esta dinámica y es él quien da las pautas y al que se obedece)

Y también está vinculado a la gran aportación de Howard Gardner a la psicología pedagógica con su teoría de las inteligencias múltiples: No sólo existe una inteligencia única ligada a lo estrictamente académico, sino que en el individuo también hay otros tipos de inteligencias:

  • Lingüística: (Ben se preocupa de que sus hijos sepan hablar de forma precisa, y puedan entablar debates y defender racionalmente cualquier cuestión).
  • Lógica-matemática:(La habilidad para resolver incógnitas Blanca 6se ve en el cálculo rápido que uno de los hijos del protagonista aplica para saber cuánto tiempo llevaba su madre ingresada: “en realidad 3 meses, 2 semanas, 6 días y 11 horas”).
  • Corporal y quinésica: (Todos los hijos de Ben realizan tablas de ejercicio físico, hacen yoga, corren, bailan, utilizan herramientas de caza con precisión…)
  • Visual y espacial: La capacidad de observar y analizar los detalles de lo que les rodea y poder deleitarse con lo bello. (En la película los personajes observan con detenimiento las reacciones de los animales antes de darles caza, miran las estrellas…)
  • Musical: (toda la familia toca instrumentos musicales, oye música de distintos estilos, se adapta a distintos ritmos…)
  • Intrapersonal: La habilidad para comprender, reflexionar y gestionar las propias emociones y sentimientos dentro de uno mismo. (Los chicos asumen el fallecimiento de su madre con la lógica tristeza, aunque uno de ellos entra en un conflicto interior ante esta pérdida. Por otra parte, al hijo mayor le supera la situación de sentirse enamorado, como él mismo dice: “eso no lo explican en los libros”).
  • Interpersonal: La habilidad para reflexionar, comprender y gestionar las emociones y conflictos de otras personas (por ejemplo, los hermanos respetan los valores tradicionales de sus abuelos –aunque no los compartan– e intentan convencer a su padre para que ceda ante las imposiciones familiares…).
  • Naturalista: La capacidad para conocer y armonizarse con aspectos relacionados con la naturaleza. (Toda la familia vive en un entorno natural, caza, todos sienten e interpretan los cambios climatológicos, conocen las peculiaridades de las plantas que les rodean…)

De forma transversal, observamos que en la película se aplica la coeducación, esto es, la educación en valores de hombres y mujeres juntos, Blanca 8pero evitando la discriminación de sexos y los roles estereotipados en virtud de este factor. (Dentro de la familia del protagonista todos hacen lo mismo y tienen el mismo nivel de exigencias en el cumplimiento de sus responsabilidades, ya sea en los estudios, en el vestir, en el cuidado de los demás miembros de la familia…).

Además se aborda el decrecentismo: un modelo de vida que defiende la sostenibilidad del planeta a través del consumo sólo de lo necesario, evitando la acumulación de bienes superfluos y fomentando la repartición equitativa de los recursos globales. (Ben y sus hijos cazan para comer y compran únicamente lo que precisan, al contrario de lo que hace su familia política, representante del modelo conservador enmarcado en el sistema capitalista: El prestigio social, el poder y autoridad sobre la comunidad se alcanza en virtud de la cantidad de bienes que uno posea).

Y en este contexto es en el que se desarrolla la trama de Captain Fantastic: Los personajes se debaten en conflictos internos y externos porque sus comportamientos – que son coherentes con sus creencias e ideas y se derivan de ellas – chocan con los valores de los demás. Os suena estoBlanca 2 ¿verdad? Sin duda todos conocemos situaciones de conflicto de valores, y posiblemente nuestra sociedad “tan diversa” nos las haya puesto en bandeja ahora más que nunca.

La grandeza de esta película, a mi entender, es su desenlace: No hay nada absoluto, y por tanto, no hemos de intentar convencer de que nuestras posturas y convicciones sean las acertadas; se hace preciso un cambio de enfoque: ¿Por qué no encontrarnos a medio camino?, ¿por qué no valorar lo positivo de cada modelo y buscar lo que nos une, buscar un equilibrio que repercuta en el bienestar de todos?

Pero… ¿cómo conseguirlo? El “tratamiento” recomendado es adquirir y fortalecer nuestras habilidades sociales, es decir, esas actitudes para con los demás que harán posible que nos entendamos e interactuemos eficiente y eficazmente; como no son innatas, todos podemos aprenderlas, mejorarlas y adaptarlas a cada contexto. La empatía, la escucha activa, el conocimiento de los propios valores e intereses así como la percepción de los ajenos, la comunicación asertiva… son las “pastillas” que ayudarán a calmar nuestro agitado mundo.

El ideario de nuestro centro, desde hace bastante tiempo, sintoniza con esta pedagogía del entendimiento y de la enseñanza en valores, y son varias las iniciativasBlanca 9 en las que se ha implicado en este sentido; sin ir más lejos, desde junio participa en la Red de Centros Educación Responsable, un programa para contribuir al desarrollo emocional, social y de la creatividad en Decroly.

Seguro que merecerá la pena el esfuerzo que todos habremos de hacer dentro de unos meses, pero ahora llega la pausa, el momento de cargar pilas y recobrar el tiempo para uno mismo. Por eso, antes de que me coja el toro – hoy celebramos San Fermín– os deseo a todos un feliz verano.

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL