Certamen

Por Jon Ander Elvira Rodríguez, alumno de SMR 1ºB

Cuando te obligan a hacer algo sin una motivación. La principal motivación que tengo para escribir esto es quejarme de tener que escribirlo, así que no espero sacar ningún premio, solo deseo terminar rápidamente e irme a relajar un rato

En esta ocasión me están obligando a hacer algo que no tengo ninguna gana de hacer, escribir un texto sobre el tema que me apetezca con un mínimo de 500 palabras – hay un máximo también, creo recordar, pero eso no me puede importar, menos aún porque no tengo ganas de esforzarme para este trabajo, y ni los premios ni el certamen me interesan en lo más mínimo–.

Para empezar, ni siquiera me interesan este tipo de concursos, me gusta leer sobre todo tipo de temas, pero escribir, además de dárseme mal me resulta algo aburrido y cuando escribo por obligación, es muchísimo más aburrido. Aunque escriba todas estas quejas, me voy a acabar quedando sin ellas antes de llegar a las 500 palabras, por lo que voy a decir todo lo que se me pase por la cabeza hasta llegar a las 500 palabras; supondré que de esa forma el tiempo que tarde será mucho menor, un profesor dijo que se tarda alrededor de una hora en hacer un trabajo como éste, yo espero tardar menos de media hora.

Me pregunto ¿Las palabras que escribí en el título y la entradilla contarán para las 500 que necesito? Si contaran, me ahorraría unas pocas palabras y un tiempo precioso. No sé si se notará mucho que estoy intentando poner palabras cortas y repetitivas muy a menudo para no pensar, lo más seguro es que la palabra que más veces haya escrito en el texto sea “palabras” en plural, por la simple razón de que estoy literalmente mirando todo el rato abajo a la derecha, para saber el número de ellas que me quedan, esto es lo que ocurre cuando te hacen escribir algo sin darte ninguna motivación. Después de decir todas estas tonterías me he dado cuenta de que llevo ya 350 palabras, bueno, casi… Llevaba 347 palabras en el “casi”, ahora ya he superado las 350 lo que me ha hecho darme cuenta de otra cosa: si hubiera escrito los números como palabras en lugar de como números, tendría que pensar incluso menos para llegar a las 500, pero no me apetece cambiar todos los números por letras a estas alturas y quedaría mal cambiar solo una parte de los números porque me cansé de cambiarlos a la mitad.

Con todos estos pensamientos rondando por mi cabeza, ya han pasado los 30 minutos hace rato. La velocidad a la que escribo es menor de lo que pensaba y estando en informática, supongo que debería intentar mejorar en eso. Es casi seguro que sea el primero en terminar – después de todo, con las pocas ganas que tenía de hacer este trabajo, era obvio que el tema que escogí no podría ser mejor–, sin duda esto es lo que pasa cuando obligas a alguien a hacer un trabajo sin ninguna motivación; esto era todo lo que quería escribir, me voy a descansar.

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL