Historias de Magaluf

Por Mario Belén Fernández, alumno de AyF 1º

La vuelta consistió en una mano rota y un “reguero” de buenas historias, olvidadas por las lagunas de una semana de fiesta intensa

El 11 de julio del 2017 viajamos cuatro amigos, durante una semana, a Magaluf. A las 10.30 de la mañana, después de pasar los controles de seguridad para poder embarcar en el avión, nos subimos y sentimos una gran adrenalina, provocada Mario Belén Fernández AYF1por las ganas que teníamos de realizar este viaje, que llevábamos preparando casi medio año. El viaje duró hora y media, y por fin aterrizamos en Mallorca. Nada más aterrizar apreciamos la diferencia de temperatura, era un calor seco e intenso al que nos deberíamos acostumbrar, ya que en nuestra ciudad se da otro tipo de clima. Una vez que recogimos las maletas, fuimos a buscar un taxi que nos llevase hasta el apartamento que habíamos reservado. En el camino fuimos hablando con el conductor para que nos contase los lugares que podíamos visitar.

Por fin llegamos, nos bajamos del taxi y nada más marcharse, el amigo que llevaba la reserva del apartamento se dio cuenta de que se la había olvidado en el taxi por lo que nos enfadamos. Rápidamente otro de nuestro grupo, que era el que más enfadado estaba porque le habíamos estado avisando a él – que es un desastre– que los guardase bien, fue a sacar el móvil para llamar a la compañía de taxis y decirles que volviesen, pero se dio cuenta de que también había olvidado su móvil en el vehículo. En ese momento, hubo una mezcla de emociones, entre risas y ganas de abofetearles por despistados… Pasó un rato y por fin volvió el taxi con nuestros papeles y el móvil, por supuesto que su vuelta sólo la pagaron los dos olvidadizos.

Entramos en la recepción y conocimos al encargado de los apartamentos en los que íbamos a alojarnos esa semana. Era un hombre de mediana edad pero que se apreciaba que le encantaba el estilo de vida que tenía en ese lugar, ya que trataba todo el día con personas de multitud de países. Éramos los únicos españoles que había en ese bloque y por eso tenían más confianza a la hora de alquilarnos cualquier cosa, ya que sabían que las respetaríamos –a diferencia de los extranjeros que, al no estar acostumbrados al estilo de vida español, como puede ser salir de fiesta o beber alcohol pues en su país es mucho más caro y no está bien visto, cuando vienen de vacaciones, arrasan con todo–. Gracias a todo ello nos propuso recolocarnos en un apartamento que daba a la calle principal de Magaluf, donde podíamos ver desde la terraza todos los bares, pubs, discotecas y la playa de este lugar. Este gesto no fue el único que tuvo con nosotros, siempre nos dio un trato perfecto y día a día nos provocó un montón de risas. Además se encargó de llenar los apartamentos que rodeaban al nuestro con grupos de chicas que también llegaban de vacaciones y a las que fuimos conociendo y teniendo buenos recuerdos.

El primer día, una vez que ya nos habíamos asentado, salimos a dar una vuelta para conocer el lugar y buscar un supermercado en el que comprar lo necesario para comer durante unos días. Sólo encontramos uno, que estaba alejado de la zona del apartamento y los productos que tenía eran escasos, de marcas extrañas y precios elevados. La cocina del apartamento era muy sencilla y los fuegos carecían de fuerza por lo que tardábamos bastante en cocinar, pero, bueno, estábamos de vacaciones, el tiempo no era una preocupación.

Después de comer y descansar un rato, ya que llevábamos sin parar desde primeras horas de la mañana, bajamos a la playa. La arena era muy fina y el agua, que tenía una temperatura bastante alta a lo que estamos acostumbrados en el Norte, era transparente y podíamos estar durante horas dentro de ella. Por lo general, la playa durante todo el día estaba llena de gente. A partir de este momento la historia está censurada. Para saber más, haced que gane el concurso y habrá segunda parte.

 

 

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL