La Historia de Andrea

Anónimo

Andrea es una joven de 17 años, que ha tenido muchos problemas a lo largo de su niñez

Andrea nació en un país llamado Brasil, que es un país que tiene mucha violencia. Cuando Andrea tenía 8 años, hubo un tiroteo y una bala perdida mató a su padre. Ella nunca lo llegó a superar. A pesar de que era pequeña, la niña quedó con un trauma. A causa de este trauma la madre decidió irse del país. Eligió España: allí vivía su hermana y podría rehacer su vida y dejar tanta violencia. Así su hija dejaría de ver tantas injusticias que sucedían en su país.

Andrea y su madre se mudaron a Barcelona a los 11 años para rehacer su vida. Cuando llegaron a Barcelona, la esperaba su tía. Los primeros meses a Andrea no le gustaba Barcelona, se sentía triste porque echaba mucho de menos a su familia, sus amigos, costumbres… pero más que todo, echaba de menos a su padre.

Un día la madre llega a su casa y le da una gran noticia: Va a volver al colegio. Su madre insiste en que podrá hacer nuevos amigos y volverá a ser feliz. Andrea sintió mucho miedo. Después de la muerte de su padre, se volvió muy callada, le daba vergüenza hablar al público y le costaba mucho comunicarse con las personas.

Cuando por fin llega el gran día en que regresa al colegio, le dieron la bienvenida todos los profesores. Sin embargo, cuando entra en clase, todos los alumnos se quedaron mirándola y la empezaron a criticar. Después de unos días, estas críticas empiezan a ser palabras más graves e insultos como: “Gorda, fea, eres corta, vete a tu país, etc”.

Después de todo esto, Andrea conoce a una chica de un curso superior. Se hacen grandes amigas. Juntas descubren la valentía que tenían dentro y se esfuerzan en integrarse e intentar llevarse con otras personas. Después de unos meses, Andrea y su amiga han conseguido tener un grupo de amigos. A partir de ese momento, ir a clase es motivo de felicidad para Andrea.

En este ambiente, van pasando los años y Andrea se convierte en una adolescente mucho más segura de sí misma y feliz. Su madre está muy orgullosa de la evolución de su hija y tienen largas conversaciones juntas, caminando por las calles de Barcelona. Todos los días les gusta ir a la misma terraza a tomar algo al lado de la playa.

Cuando Andrea cumple los 18 años, sale por primera vez de fiesta con sus amigas. Ese día conoce a Lucas, que tiene 20 años y estudia derecho. Empiezan a hablar durante muchas horas y no se dan cuenta de que las horas pasan volando. Un día deciden quedar para dar un paseo a la playa, ese día se enamoran y se hacen inseparables. Pasan los años y deciden casarse porque están muy enamorados y quieren formalizar su relación.

Con esto podemos ver que, aunque las cosas al principio vayan mal, al final todo puede cambiar a bien.

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL