El tesoro familiar

Por Adrián Rodríguez, alumno de SMR 1º

Había dos niños, uno se llamaba Álvaro y el otro Luis. Luis era muy inteligente y Álvaro era muy aventurero, los dos niños vivían en una casa al lado de un lago

Un día decidieron ir a bucear al lago, entonces se pusieron la máscara de bucear y las bombas de oxígeno y se fueron al lago,  se metieron en el agua y empezaron a bucear.Luis encontró una tableta con un triángulo, Álvaro se sumergió y lo examino, lo tocó, se dio cuenta de que era como un botón, subió a la superficie y se fueron a la orilla sentándose en la arena. Álvaro se lo contó a Luis y pensaron los dos.

Luis: –¿Te acuerdas de la historia que nos contó papa? La del barco del pirata William García.

Álvaro: –Sí, papá dijo que por aquí es donde se vio el barco de William García por última vez.

–Y también nos dijo que William García dejó un pasillo secreto debajo del agua.

– Luis.

–¿Qué pasa, Álvaro?

– Creo que hemos encontrado el pasillo secreto.

– ¡Ah!, y antes de olvidarme, ¿qué pasó cuando empujaste el triángulo?

– Era como un botón, por eso digo que a lo mejor es el pasillo secreto. Tú ¿qué crees, Luis?

– Creo que tienes razón, Álvaro.

– Creo que deberíamos ir a casa y seguir explorando mañana.

– Buena idea.

Entonces los dos niños se fueron a casa. Al día siguiente, se fueron a la playa con cosas que les podrían ayudar (cuerdas, mochilas, teléfonos para llamar y pedir ayuda si necesitan…) Se pusieron las bombas de oxígeno y la máscara de bucear, se metieron en el agua, esta vez fue Álvaro el que encontró la tableta con el triángulo. Los dos se sumergieron, Álvaro y Luis llegaron al fondo, Álvaro empujó el triángulo, subió a la superficie, le dijo a Luis que no podía, los dos se sumergieron y lo intentaron de nuevo, al final del primer intento no pudieron, lo intentaron otra vez y lo consiguieron.

Esperaron un minuto y no pasó nada, esperaron dos minutos, se escuchó un ruido terrible y después de eso, la tableta disparó a la superficie y los dos niños se dieron cuenta de que había un agujero enorme en forma de un cuadrado. Los dos se metieron en el agujero.

– ¿Qué supones que hay al fondo de este agujero, Luis?

–No sé, pero creo que este sí es el pasillo secreto que dejo William García para esconder su barco.

Por fin llegaron al fondo, era como una cueva acuática.

– Luis, mira. –Luis se dio la vuelta.

–¡Lo encontramos, hemos encontrado el barco de William García!

–No me lo puedo creer, bueno, de todas formas, ¿cómo supones que vamos a salir de aquí?

– Teléfonos, piensa, Álvaro, piensa.

– Vale, pero no creo que vamos a coger señal.

Entonces cogieron los móviles y llamaron a la madre, que estaba muy preocupada, y había telefoneado a la policía. Los niños esperaron una hora, escucharon un ruido y se dieron cuenta de que era la policía. Salieron de las cuevas y la policía cogió todo el tesoro. Como Álvaro y Luis descubrieron el tesoro y el barco, la policía declaró el barco y el tesoro de la familia de Álvaro y de Luis.

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL