Una cuerda demencia

Por Andrea Fernández García, alumna de AyF 2º

¿Alguna vez os habéis preguntado si todo lo que veis, oléis o tocáis con la punta de los dedos es realmente lo que percibís? ¿Y si alguien os dijese que estáis equivocados? ¿qué lo que pensáis que puede ser una flor, verdaderamente no lo es y que todo lo que os contaron de pequeños sobre cuentos de hadas y héroes es lo que está oculto?

Quizá penséis que la persona que os cuenta esto está loca, pero ¿sabéis si vosotros estáis cuerdos por Andrea Fernández García AYF2º 04-03-2019 Una cuerda demenciasuponer que esa persona no está bien de la cabeza?, ¿pensáis que los cuentos antes mencionados, que os leían vuestros padres y abuelos antes de iros a dormir, que todas esas historias fantasiosas en donde aparecían monstruos eran una invención? Dejadme deciros cuán equivocados estáis.

El mundo es diferente a lo que conocéis, todas esas criaturas que creíais que eran parte de la imaginación de los niños más pequeños son reales, existen escondidas al ojo humano. Pero esto no es totalmente cierto ya que algunos elegidos son capaces de traspasar el hechizo que las criaturas pusieron delante de nuestra vista para ocultarse. Y solo ellos podrán salvar el mundo que conocemos hoy en día.

Quizá me estoy adelantando a hechos que aún no han llegado. A una historia que sólo veríamos si todas esas personas llegasen a vivir lo suficiente como para poder enfrentarse a su destino. Pero antes, dejadme contaros el inicio de todo, el porqué ese hechizo fue puesto sobre nosotros hace tantos siglos.

Para el mundo esto sucedió hace muchos años, cuando éste aún era demasiado joven y los humanos y las criaturas coexistían ayudándose mutuamente para sobrevivir a las estaciones del año, que en aquel entonces estaban presentes en nuestro planeta.

El mundo se dividía en dos reinos que vivían en armonía: el reino humano, Ditrian, y el reino de las criaturas, Shobeth. Ambos estaban en paz hasta que el rey humano, Seth, corrompido por la codicia y las riquezas que tenía, arremetió contra el rey de las criaturas, Rivel. Poco después de haber vencido la batalla que se libró entre ambos reinos y tener demasiadas bajas en sus filas, Rivel lanzó el hechizo que escondería a su pueblo del ojo humano hasta que naciesen esos elegidos capaces de verles, a pesar de la magia lanzada por él. Y a partir de aquí es donde entra esa gente con el don de percibir a los seres mágicos. Estas personas, descendientes directos del linaje del rey Seth y elegidos para salvar ambos pueblos con ayuda de los Guardianes, tendrán que salvar el mundo de una gran catástrofe que se avecina sobre sus cabezas, una profecía que se cumplirá si no logran unir ambos reinos de nuevo.

Después de esto, os estaréis preguntando quién soy yo. ¿Qué pasaría si os dijese que soy uno de esos elegidos, capaz de ver a las criaturas que nos rodean? ¿me llamaríais loco? Si pudiese elegir, me gustaría deshacerme de este destino que pesa sobre mis hombros desde que nací, ¿por qué, quién querría algo así? Teniendo que ocultarlo de las personas que quieres, por miedo a lo que harán al comprender que su hijo no está bien de la cabeza, que necesita estar encerrado en un sitio especializado para toda esa gente con problemas mentales.

Sin embargo no todo es malo porque, aunque las criaturas teman a los humanos, a las personas con la capacidad de verles les cuidan y protegen pues son los encargados de vencer la trágica profecía.

Debería importarme que mi familia me considere un loco por andar hablando solo en mi cuarto, o que me consideren un holgazán que solo escribe y escribe en su diario cosas sin sentido para sus cerebros, pero que para mí es una historia que necesita ser contada con el fin de que, en un futuro, mis palabras y mi legado no se pierdan en la memoria de la gente, y otros como yo sean capaces de adaptarse con mayor facilidad a su nueva vida.

Ahora sólo me queda recordaros que, si veis algo fuera de lo normal, si notáis algo que escapa a vuestra comprensión, pero que tenéis delante de vuestras narices, quizá sois como yo. Puede que esté loco y todo lo que os he contado en este texto sean invenciones de mi cerebro para poder escapar de la realidad que vivo en mi casa. ¿Qué es verdad y qué es mentira?, ¿qué es real y qué es ficción?, ¿quién está loco y quién simplemente disfruta de escribir relatos maquillados de fantasía para entretener a un público que lee?

 

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL