Inspiración

Por Mª José Ocampos Paradeda, alumna de SAD 1º.  Tercer premio.

Inspiración trata sobre una adolescente con problemas para expresarse e inspirarse, que tiene que narrar algo para un certamen de su Centro

Cómo empezar… Resulta que he de escribir un texto de 500 palabras o más para un certamen de Decroly Maria José Ocampos SAD1 27-02-19 Inspiracióny no tengo idea de cómo empezar, básicamente porque soy una adolescente a la que siempre, o casi siempre, le ha resultado muy difícil inspirarse. Nunca he sabido cómo felicitar en los cumpleaños o qué decir cuando me cantan cumpleaños feliz o cuando me dicen cosas bonitas.

Hoy, un día normal de clase, sin tener ni idea de qué hablar, sin tener nada claro, “inspirándome” con la poca inspiración que tengo, me hallo aquí escribiendo cosas que me vienen a la cabeza, sin pensarlo, deseando completar las 500 palabras. He pensado hablar de algo que me gusta hacer, como salir de fiesta o escuchar música, de hecho no puedo vivir sin la música, es algo tan necesario en mi vida como la comida, pero no sé cómo hablar de ello en más de 500 palabras. Sí, ya lo sé, he repetido 500 palabras más de 3 veces…

Lo cierto es que soy una persona muy cariñosa, no me cuesta demostrar mi afecto a otras personas con abrazos o besos, a eso se le llama lenguaje gestual (eso lo he aprendido con Blanca, la mejor profesora que he tenido), y ya estoy escuchando en mi cabeza las voces de mis compañeros decir: “Mariajo, qué pelota eres” o algo parecido. En situaciones como ésta, me encantaría poder insertar un emoji de risa o un jajaja, pero no, esto no es una conversación de WhatsApp, así que os lo tendréis que imaginar…

En fin, que así, a lo tonto, ya llevo más de 230 palabras y me parece algo increíble porque yo todo esto lo veía como algo imposible –por mi problema con la inspiración– y porque también soy una persona muy vaga, de ahí que me hayan mandado a una Formación Profesional Básica. Según algunos profesores de mi antiguo instituto, los que van a una FPB son unos vagos o no tienen un futuro asegurado o bueno, eso es lo que un día me dijo un profesor de Sociales. Pero no me quiero desviar del tema con esto, ya que creo que lo estoy haciendo bien, de hecho me estoy dando cuenta de que tampoco es tan difícil, incluso me atrevería a decir que me está gustando esto de escribir acerca de mi problema con la inspiración y también me estoy dando cuenta de que mi problema no solo es la inspiración, es más, creo que el problema de mi problema es la inspiración…

Si no es la inspiración, entonces ¿cuál es tu problema Mariajo? A medida que iba escribiendo, me surgían dudas como: ¿Y ahora cómo sigo esto? o ¿esta palabra está bien dicha? o ¿qué va antes, esto o lo otro? Y creo llegar a una conclusión que es, que mi problema está en la expresión, no sé muy bien cómo expresarme ante algunas situaciones, me asusta saber que tengo que escribir un texto con “tantas” palabras o el tener que hablar delante de mucha gente sin saber qué decir, me surgen tantas dudas que provoca que me cree una inseguridad de otro nivel…

¡Dios! Eso es, ¡LA INSEGURIDAD!

En lo que llevo escribiendo me voy dando cuenta de que, no sólo es la inspiración o la forma en la que me expreso, sino que también es la inseguridad eso que me provoca tantas dudas en situaciones tan simples, eso que provoca el miedo a hablar ante tanta gente, y con todo esto siento una extraña sensación, un poco inexplicable –y lo digo de manera literal, no sólo porque me cuesta expresarme–.

Y con la conclusión de mis conclusiones, he llegado a que esto de escribir no es tan malo, es más, creo que me he podido desahogar un poco; si no fuera por Ricardo, Adela o por Merche (los profesores que más nos han insistido a mis compañeros y a mí en que hagamos este relato para Decroly Digital, yo no lo habría realizado, de hecho pensaba no hacerlo, por lo que me he dicho a mí misma: ¿para qué hacerlo, si no vas a ganar nada? es una tontería…

Y con esta “tontería” sí que he ganado, he ganado poder hacer algo que odiaba sin haberlo intentado, me refiero a inspirarme y escribir; también he descubierto que escribiendo puedo sacar mis problemas escondidos… y ¡cómo no! también he aprendido que me encanta sacar conclusiones.

 

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL