Encadenados

Por Kateryna Klevan, alumna de GIAT 1º.  Segundo Premio.

“La tecnología es un siervo útil, pero un amo peligroso”. Christian Lous Lange

Llego a casa, ahí están mis padres y mi hermana pequeña. Saludo y lo que recibo a cambio es una vaga respuesta de los tres, quienes ni siquiera despegan las caras de sus móviles. Al salir a la calle, más de lo mismo: gente encorvada, cada uno en su propio software. Kateryna Klevan - GIAT1 - 11 Certamen Decroly Digital 1Los niños, en el carrito ya se entretienen solitos con la Tablet, mientras la mamá juega centradísima al Candy Crush. Y así vamos, sin darnos cuenta se ha creado una cadena que une nuestra mano con el teléfono móvil.

Cada día que nos levantamos el primer gesto es siempre mirar las novedades del teléfono, novedades que ni siquiera nos importan. Lo hacemos ya como costumbre, como dosis diaria. Luego publicamos nuestras noticias, esas cosas que para nosotros son súper importantes y que deben estar en las redes porque, ¿cómo no? se debe enterar Internet de lo que hacemos. Parece que ya no somos felices al hacer las cosas en nuestra intimidad, parece que necesitamos que se sepa lo que hacemos, pero obviamente, sólo lo que mejor hacemos y cuando mejor nos vemos.

Y quien diga lo contrario miente. Las redes sociales son una herramienta útil, pero peligrosa y tan solo al madurar, te das cuenta, aunque no siempre. Habitualmente se habla del cuidado con los niños y las redes sociales, pero nadie habla de los adultos y las redes sociales, quienes, incluso a veces hacen un peor uso de ellas que los niños.

Ya ha pasado suficiente tiempo como para que nos demos cuenta de lo que han cambiado las personas tanto individualmente como socialmente desde la aparición de Internet y sobre todo después de la aparición de las redes sociales. El mundo se ha vuelto más superficial, más trivial, más simple, con más apariencias. ¿Así se supone que avanza la humanidad?, ¿en un mundo de apariencias?, ¿no se supone que cuanto más avanza el mundo, más inteligentes y capaces deberíamos ser? Pues, tristemente, lo único que veo es cómo volvemos a la caverna, a un mundo de apariencias, sombras y rumores.

Personalmente opino que día a día hay que recapacitar y reflexionar sobre lo que es realmente importante y ser conscientes de que nuestra vida es nuestra, no le importa a nadie más. Al final, esas listas de seguidores y amigos son números vacíos. Si realmente nos importa alguien, le llamamos, hablamos y le preguntamos cómo le va. Hay que aprender, tanto jóvenes como adultos, que es importante sociabilizar y preocuparse por los demás en la vida real, no sólo interesarse y cotillear de manera virtual.

Piensa realmente, ¿Cómo sería el mundo si no fuese tan fácil el acceso a Internet?, ¿qué pasaría si a esa mamá que juega al Candy Crush en el autobús le reemplazasen su Smartphone por un teléfono tradicional?, ¿qué pasaría si al despertarnos, no mirásemos las novedades de las redes? Suena a locura para muchas personas a día de hoy, suena a Paleolítico, ¿verdad? Pero piensa: ¿dónde está nuestra esencia?, ¿dónde está nuestra libertad de la que tanto fardamos?, ¿dónde está esa felicidad que supuestamente pensamos que nos transmite?, ¿somos realmente humanos o ya nos hemos convertido en máquinas?

 

 

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL