Querida mamá…

Por Marina Barrios, alumna de GAD 2º

La historia de una chica que escribe sucesivas cartas a su madre fallecida, en las cuales explica el infierno que sufre, no solo por parte del maltrato de los compañeros, sino también por la incompetencia docente.

Querida mamá:

Hoy en clase me han llamado «extranjera de mierda». Había oído que nosotros, los residentes extranjeros, como mi familia, quitaban el trabajo a los residentes. Lo que más me dolió fue que nadie me defendió, ni la profesora. Me sentí tan sola… me siento tan sola.Marina

Querida mamá:

Nadie se quiere sentar conmigo, mamá. Nadie me habla. Les escucho reír bajito cuando pasó a su lado. Ya no quiero ir al instituto, mamá.

Querida mamá:

Pensé que no podía ser peor. Hoy me pusieron la zancadilla, no vi el pie, me caí y me rompí la nariz, mamá… me duele mucho. No puedo respirar bien. Encima, los chicos dijeron que fue sin querer y no les hicieron nada. Yo dije que sí, que fue a propósito, los profesores me dijeron que no me lo tomara a la tremenda, que estaba siendo una exagerada, que fue sin querer y que no fuera tan dramática… ¡Mamá! Yo confiaba en los profesores, ahora me siento más sola aún, mamá. Me siento tan poca cosa, no le importo nadie, mamá, ni a los profesores… a nadie, mamá, a nadie.

Querida mamá:

Mamá, las cosas siguen empeorando. Los chicos de ayer me empezaron a llamar «extranjera de mierda» «ilegal de mierda» y más cosas mamá, pero no las escribo en esta carta mamá, porque sé que no te gustan las palabrotas. Mamá… mami, ya nadie me quiere, he intentado volver a hablar con mis viejas amigas pero me dijeron que las deje en paz, que yo ya no soy su amiga.

Querida mamá:

Me quiero morir ya, mamá. Hoy me volvieron a insultar cuando entraba a clase. Son malos, mamá. Les dije que me dejaran en paz de una vez, que estaba harta. Uno se me acercó y me dijo «¿Qué has dicho sudaca asquerosa?» Yo se lo repetí mamá, me empujó y me tiró al suelo. Nadie hizo nada mamá, solo se quedaron mirando, algunos se reían, otros solamente miraban, parecía darles morbo humillarme. Qué asco de gente mamá. No quiero verles más la cara, quiero que se mueran.

No pude más mamá. Me levanté y le pegué en la cara. Se tiraron todos encima de mí preguntando qué era lo que me pasaba, que sí estaba mal de la cabeza. Me llevaron a jefatura y todos dijeron que yo le empecé a insultar porque no tenía familia y que le pegué porque me apetecía… les creyó mamá… y a mí no ¡Les creyó a ellos mamá y no a mí! ¡¿Por qué?! Quiero llorar. Quiero que alguien me lea la mente y sepa que me pasa. Mamá no puedo más. Me quiero rendir.

Querida mamá:

Hoy por la mañana me levanté mal, pero mis «padres» me obligaron a ir a clase. A primera hora tocaba clase de Educación Física y me dieron una patada tan fuerte en la tripa, que empecé a vomitar mamá. Nadie quería ayudarme, ni la profesora. Se me quedó mirando con cara de asco y pena a la vez, me dijo que fuera a jefatura. Me sentía mareada mamá, no quería ir sola, si subía las escaleras me iba a caer. Pero nadie se preocupó por mi mamá. Que sola me sentí rodeada de gente. Subiendo a jefatura iba llorando desconsolada mamá, no quería vivir más, no quiero vivir más. Sólo quiero morirme. Por eso ahora estoy en la tercera planta mamá, está es mi última carta dirigida a ti…

Para mis compañeros:

Esta carta va dirigida a vosotros, a mis compañeros de clase, quiero que todos sepáis que si muero es por vuestra culpa. Por vuestra culpa hoy me voy a suicidar. Por vuestros insultos, por vuestros empujones, por vuestros cuchicheos a mis espaldas…

Porque yo no quería vuestros trabajos, quería trabajar con vosotros.

Yo no quería ser vuestro chiste, quería reír con vosotros.

Yo no quería que me hicierais caer, quería caeros bien.

Yo no quería defenderme, quería que alguien me creyera.

No es mi culpa, no es mi culpa…

Porque yo no quería saltar, pero me empujasteis.

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL