El silencio de los valles

Por Adrián Negrete González, alumno de IO 2º  Segundo Premio

¿Por qué se vacían los pueblos?¿Cuál es la razón de que la gente joven prefiera la cuidad antes que lo rural? Hoy abordo el tema COVID para demostrar por donde se puede empezar a cambiar.

Soy Trasmerano y alguien más de la Cantabria rural, mi padre y mi madre son Trasmeranos, mis abuelos, bisabuelos fueron Trasmeranos.

Vivo en el valle de Aras, un valle en el sureste de Trasmiera de 2600 habitantes, y aunque esté a escasos 16 km de Laredo, una de las dos villaAdrián Negrete González IO2 12-2-2021 El silencio de los valless más grandes de Trasmiera, solamente hay un autobús de carácter privado a la semana. Esa es una de las primeras razones por la cual la Cantabria rural desparece.

La falta de comunicaciones en los pueblos, estén más o menos “aislados”, y carecer de transporte o de un transporte útil y de calidad, cuando digo útil me refiero a los actuales medios de transporte con una utilidad completamente inexistente, hacen que la gente termine marchándose de los pueblos. Como ejemplo, podría ser el tren de Treto, un pueblo trasmerano de 1360 habitantes, a la capital. De la estación de Treto sale un tren al día a las 7:58 de la mañana, pero si quieres ir a Santander o cualquier otro sitio te las tienes que ingeniar para volver ya que no hay tren de vuelta. Pero todo eso da igual, porque para coger el tren tienes que llegar hasta Treto y no hay medio de transporte hasta allí.

Por eso mismo, si vives en un pueblo o villa y no tienes coche estas condenado a no salir de él sin tener que depender de terceros, y eso no solo entorpece para una vida personal, si no para una vida estudiantil. Yo me despierto a las 6:50 con mi padre que me tiene que acercar a Laredo para que pueda coger un bus y estar en clase a las 8:40.

Tengo suerte, pero me pregunto qué será de la gente que viva en pueblos y no tenga ningún medio de transporte personal, esa gente está condenada a no poder estudiar y no poder hacer vida fuera de su comarca.

La extinción de la ganadería, otra de las razones por lo cual los pueblos se vacían.

La principal fuente de ingresos en los pueblos de Cantabria es la ganadería. Hace 30 años era un trabajo noble, necesario y muy importante. A día de hoy, el mundo ha evolucionado a una sociedad capitalista y de consumo continuo y ya no importa la procedencia o la calidad de la comida, lo importante es tener mucha para poder tener un consumo continuo y superfluo. Los ganaderos no pueden sobrevivir así, para hacerse una idea, la leche se paga a 0,25 céntimos el litro, coste que solo pueden asumir las grandes estabulaciones que producen en cadena.

Por eso mismo, el capitalismo ha sentenciado a la ganadería de los pueblos cántabros, ya que son eclipsados por las grandes empresas de ganadería que producen de una forma poco ética desde mi punto de vista. Y sin la ganadería, parte de la vida rural desaparece con ella.

Los pueblos son los grandes olvidados.

La gente y lo que es más importante, los políticos, desconocen totalmente la vida rural y toman decisiones sobre ella sin conocerla, lo que es un gran problema ya que no saben lo que es mejor o peor para nosotros, y muchas veces toman decisiones erróneas que dificultan tanto la vida como la labor del campo, como él no regular los ya antes mencionados precios de la leche, la caza de animales que son peligrosos para el ganado y para la gente, o el no criminalizar y no tomar medidas contra las grandes empresas ganaderas que producen en masa teniendo a los animales en condiciones terribles y creando una competencia desleal con los precios. Pero como ya he dicho antes, en este mundo capitalista eso a la gente no le importa.

La mala imagen social que se tiene de la vida rural.

La gente se va de los pueblos por la mala reputación social que tiene el “ser de pueblo”, la gente reniega de sus costumbres, sus tradiciones, su dialecto… porque está mal visto, es “cateto”.

Servicios deficientes

La sanidad es otro de los aspectos que convierte a los habitantes de la Cantabria rural en ciudadanos de segunda, con una red de centros de salud ineficiente o inexistente, en mi valle como en tantos otros si quieres pedir cita tienes que llamar al centro de salud de Colindres, teléfono el cual siempre esta comunicando. Cuando al fin te cogen el teléfono tienes que esperar de una semana en adelante para que te pueda ver el médico.
Los pueblos en pandemia tiene muchos inconvenientes, por ejemplo mi padre y su mujer, dieron positivo en covid una semana antes del inicio del curso, a mí me tenían que haber echo una PCR para ver si era positivo o no. El problema es que las PCR se hacían en Laredo y como no tenía medio de transporte hasta el lugar, sanidad decidió no hacerme el PCR ni darme otra solución por lo que tuve que estar confinado 15 días sin saber si tenía COVID. La realidad era que ya había pasado el COVID y tenía anticuerpos, perdí tres días de clase cuando podría haber estado desde el principio.

Conclusión

En estos pocos párrafos e intentado resumir los que para mi son los principales problemas de la Cantabria rural. Los pueblos, sus tradiciones, dialecto y costumbres están en extinción, dentro de dos generaciones echaran la vista atrás y verán lo que han dejado perder.
Estas lineas son mi opinión y me atrevería a decir que la de mucha gente mas, pero al final en este mundo evolucionado no queda espacio para lo rural.

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL