fronteras

Por Soulaiman bakkali , alumno de SAD 1º  Cuarto Premio

El mundo está dividido en fronteras

Son las 7:30 de la mañana, tengo 14 años.  

- Hijo levántate que ya es hora- me despierta mi madre Soulaiman bakkali Sad1 , 12,02,2021 ´´Fronteras´´

Joder, otra vez a estudiar. Me levanto me lavo la cara, abro el armario y me pongo la misma ropa de ayer. Busco los calcetines, pero al usarlos ayer y lavarlos, siguen sin secarse. Me pongo las zapatillas, salgo de la habitación para desayunar, voy a la cocina abro la nevera, giro la cabeza y veo a mi madre con la misma cara que el viernes pasado: 

-Hijo…- la interrumpo y no la dejo acabar su frase,  

– Tranquila mamá, cuando vuelva de clase pasaré por el mercadillo y pillo algo- tras una larga pausa y un silencio atronador continúo hablando- ya encontraré un trabajo mamá. 

Me da un beso en la frente y me abraza,  

-Llego tarde mama- murmuro.  

Salgo de casa y, como siempre, no es para ir a clase. Espero a Omar debajo de su casa más de lo habitual.  

– ¿Qué pasa tío, por qué has tardado hoy? 

– Nada tío, otra vez han llamado a mi padre del insti, le han dicho que llevamos 5 días sin ir. Bueno da igual, vámonos anda.  

Hoy que es viernes salen muchos camiones, es nuestro día de suerte, a ver si es verdad.  

Llegamos al puerto. Como siempre saltamos la primera valla y nos acercamos al parking de los camiones.  

-Mira Omar, este va a salir en nada. ¡Vamos, rápido! Métete, métete- no podemos hablar muy alto porque seguramente estén los conductores cera, me quito la mochila y me quito el pantalón para volver a ponérmelo del revés, así se ensuciará menos, me meto como puedo debajo.  

Estamos debajo del camión, pasa una hora y no hay cambios. El Omar está metido un poco lejos, cerca de la primera rueda. Espera. Siento que alguien ha cerrado la puerta y pone en marcha el camión, siempre he visto a los camiones dirigirse hacia la primera puerta y se detiene por orden de un guardia.  

-Buenos días caballero, vamos a registrar como siempre, será rápido. ¿Qué es eso de ahí? – No puedo ver a qué le señala el policía al conductor.  

-Es comida para el camino, me espera un largo viaje a Barcelona.  

El policía hace un sonido de aprobación, puedo ver perros y van hacia Omar, ¿le habrán notado? Los perros están entrenados para detectar el olor de personas. Madre mía, Omar estará con mucho miedo y eso es justo lo que el perro busca, empieza a ladrar, pero esta vez no es por Omar. Me ha visto a mí, los ojos del perro ahora me observan y tengo la sensación de que han pasado horas desde que me ha pillado. El policía no le da mucha importancia e incluso empuja al perro para que saque la cabeza de aquí abajo, el perro no sale hasta que le empuja con más fuerza.   

El camión se mueve, parece que vamos a la segunda puerta. Nunca la he visto pero seque es la habitación del escáner. El camionero baja de su asiento, también tenemos que bajar nosotros porque si no nos ven a través del escáner. Bajamos al suelo y nos quedamos como si estuviésemos haciendo flexiones. Omar repite lo mismo que hago yo. Pasan el escáner dos veces. El conductor vuelve a su camión y eso es una buena señal, ya no hay más controles ya podríamos empezar el viaje. Ahora va hacia el barco, siento que hemos pasado el infierno, primero perros y luego el escáner. Subimos al barco, lo noto porque se nota cuando estamos sobre el Mar. El conductor aparca en el barco y sube arriba, escucho una voz bajita:  

-Ya estamos, bájate, bájate, lo hemos logrado tío lo hemos hecho.  

He pasado todo el camino pensando en mi madre, le dije que iba a volver con algo de comida y creo que por eso ahora aquí. Algo de comida y una vida mejor, es lo que busco. El primer paso ya está dado, no va a ser fácil, voy a estar solo, todavía queda mucho. Empecemos.

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL