Papá

Por Nina Carolina Farinango Padilla, alumna de ADIR 2º

Un día a día con mucho amor es mas o menos así

Tengo 6 años y me llamo Candela y como cualquier mañana mi madre me despierta para más tarde ir al cole, son las 7:30. Me despierta con un beso y con voz baja me anima a que me levante poco a poco, mientras tanto mi hermano duerme en la otraNina Carolina Farinango Padilla ASIR2 12-2-2020 Papá habitación, todavía es pronto, así que él puede despertarse más tarde. Yo todavía soy pequeña por lo que mi madre me tiene que preparar, le gusta que vaya bien arreglada al cole, trabaja mucho y tampoco tiene mucho tiempo para relajarse y estos momentos por la mañana son muy especiales.

Me llama para decirme que ya está el desayuno listo, la miró y esta tan bonita como siempre, con su uniforme blanco y su pelo negro tan bien peinado, después de terminar el desayuno vamos a la habitación y me voy vistiendo mientras ella tiende la cama, luego voy al baño donde la espero subida en mi banquito para poder verme en el espejo y con mucho amor me empieza a peinar, me dice, como cada día para que no se me olvide que, tengo que portarme bien en el colegio como siempre y hacer caso a mi hermano mayor, también recordarle a él donde ha dejado mi madre la comida preparada para calentarla cuando lleguemos del cole.

Termina de peinarme… me ha hecho dos coletas a los lados y quedo preciosa, me lavo la cara y los dientes, después me sienta en la cama para ponerme la crema en la cara y el perfume, a ella le encanta dejarme guapísima, ahora mientras yo juego porque todavía queda mucho tiempo hasta ir al cole, ella limpia la cocina, saca a pasear a la perrita que tenemos y la deja la comida y un empapador porque todavía es pequeña y tiene tan solo unos meses, deja el salón arreglado y bien tapada la comida en la cocina para mantenerla calentita, se ha levantado muy temprano para hacerla. Los platos y los vasos quedan preparados para que sea más fácil para nosotros coger la comida y calentarla cuando llegamos del cole ya que estamos solos, aunque la madrina de mi hermano (Ángela) vive enfrente y vigila que todo esté bien cuando hemos llegado del cole.

Ya son las 8:15 y mi madre ya se va a ir al trabajo, ¡Últimos avisos!, tengo que recordar que en 15 min tengo que despertar a mi hermano para ir al cole que cuando volvamos no podemos abrir la puerta a nadie si llaman al timbre, que si necesitamos algo mientras ella está trabajando que avisemos a Ángela, que debemos dejar nuestra ropa doblada y ponernos ropa cómoda después de llegar del cole, que nos quiere mucho y que volverá pronto. Se fue.

¡Es hora de despertar a mi hermano! Siempre le cuesta despertar así que tengo que insistir, se viste, desayuna, se asea y coge su mochila y la mía para que no se me olvide, nos vamos.

Hoy ha ido muy bien el cole, como siempre. Mi hermano me preparó la ropa para estar en casa, comemos, hacemos los deberes y jugamos.

Mi madre ha llegado, está cansada pero muy contenta de ver que estamos bien. Tiene que limpiar varias casas durante el día y también trabaja en una residencia de ancianos, a veces cuando no tiene con quien dejarnos cuando trabaja, nos tiene que llevar con ella o a veces solo a mí, yo me lo paso bien ando por toooda la residencia y hablo con algunos abuelos, aunque otras veces tengo que quedarme en una habitación y me aburro o a veces me duermo.

Ahora tiene que hacernos la cena, también me ducha y me prepara la ropa para mañana ir otra vez al cole, siempre nos pregunta que tal nos ha ido el día y que hemos hecho, también nos cuenta como le ha ido a ella.

Imagino que está muy cansada pero siempre nos da todo lo que necesitamos, sobre todo amor, siempre nos habla de valores, de cómo tratar a las personas con educación, respeto etc.

Eso escribí de pequeña pero no llegue a hablar de mi padre… porque la mejor educación que recibí de él, fue su ausencia y ya no tengo 6 años y ya no pasare días preguntando a mi madre cuando vendrá papá para quedarse, él no me enseñó a como peinarme, pero yo aprendí, él no me enseñó a estudiar ni me vio hacerlo, pero yo aprendí y no se me ha dado mal del todo, también salí con mi primer novio sin él, he aprendido a conducir, a tratar con otros hombres, a defenderme, he celebrado muchos cumpleaños sin él, sin que él ni si quiera

me mandará una postal o me llamase, por lo que no le necesito, ¿y sabéis qué? Voy a ir a la universidad sin él, voy a conseguir un buen trabajo sin él y voy a casarme con un gran hombre y voy a tener a mis hijos y sé que voy a ser mejor madre de lo que él fue como padre y no le necesitaré para nada porque no podrá enseñarme ni una sola cosa de como querer a mis hijos por lo que por eso Papá tu ausencia me educó.

¿Cuántas ausencias nos han educado para poder entender que el amor se poda, se pule y se recrea?

Gracias, papá, mamá hizo todo el trabajo.

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL