Esa enfermedad que todo el mundo desea

Ignacio Ortiz – Segundo Premio

En primer lugar me gustaría presentarme, me llamo Nacho (muac muac para ellas y una mano para ellos) y después de acabar el bachillerato tuve un año, que digamos podriamos clasificar como “sabático” en la universidad, y tras darle vueltas en la cabeza sobre que hacer en mi pequeño trocito de historia, me inicié en la andadura de un grado superior; de aquí lo mejor que guardo son unos amigos con con los cuales me dispongo a tener una convivencia de tres meses en el Reino Unido con algunos de ellos (como dice el dicho “no están todos, pero todos son”)y al estilo del mitico “un, dos tres…” hasta aquí puedo leer.

Os escribo sobre lo más importante que tenemos en posesión , o esto es por lo menos lo que me han inculcado desde pequeño,y que yo particularmente no tengo tan claro que sea tan bueno , tiene una característica muy particular y que es muy notable en el mundo tan capitalista en el que vivimos, es que es intangible, puede ser inmenso o puede llegar incluso a parecer que esta muerto pero resucita en cualquier momento cual Ave Fénix, puede ser lo mejor que te haya pasado por la vida pero a su vez puede ser lo peor, llegando a extremos insospechados como la muerte si se sufre por él; ello es tan obsesivo que te puede llegar a ocupar la mente sin que te deje pensar en otra cosa, y es que cualquier olor, situación, canción te lo hace recordar, es cierto que lo catalogo pero si lo posees en una dosis razonable te puede hacer el hombre más rico de la faz de la tierra… o no, quien soy yo para dictaminar eso.

Les explico una situación que puede cambiar una decisión influenciada si se padece de esta “enfermedad”, imaginense que está en un atraco a un banco, y el ladrón porta un pistola de tal calibre que con un único disparo, produciría la llegada de la muerte hacia el sujeto que recibe ese impacto. Si la persona que se encuentra en la entidad financiera(tengo que introducir algún tecnicismo para que se note que he estudiado algo durante estos dos años) no sufre de mi enfermedad pensará en su supervivencia para poder contarlo luego, sin embargo como nos encontremos influenciados por esta “enfermedad”, podemos llegar incluso a desear nuestra propia muerte, antes que se le produzca un simple susto o daño a la persona que se encuentra a nuestro lado, por no imaginarnos la muerte.

Si así es, imagino que ya sepan de que se trata esta “enfermedad”, pero por si acaso les propongo una última pista para descubrirla para la cual, todavia no se ha encontrado una cura en pleno siglo XXI y sufrida desde tiempos ancestrales, y es que afecta en detalles tan minusculos como levantarte en un estado de ánimo diferente el día lluvioso te parece que es de ir a la playa , de abrir el armario y ponerte una camiseta u otra, una colonia u otra y todo ello pensando en el projimo, el adquirir un bien de unas características que quizas no sea las que mas te gusten, pero no piensas en ello, sino que esta “enfermedad” te influye en esa chorrada de decisión.

Visto esto quién desearia padecerlo, imagino que nadie, pues en este mundo loco en el que vivimos ,nos encontramos con cada vez más empresas que comercializan con la búsqueda en cada una de las personas de esta enfermedad, puesto que la solicitud de esta enfermedad es elevadísima como digo algo irracional, claro esta bajo mi punto de vista.

Love, Amore…. AMOR , sí correcto es tan internacional esta “enfermedad “que incluso este concepto etéreo tiene su traducción a las infinitas lenguas que existen en nuestro mundo.

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL