Insistir, no desistir

Por  Celia Escolar Santamaría, alumna de GIAT 2º

 

¿Cuál es el límite para luchar por algo? Insistir o desistir en mi opinión dos palabras que según la forma en que las utilices te pueden llevar a la gloria o a la peor de las miserias

 

Porque cuando uno tiene un sueño, algo en la vida que le produce tal felicidad que es capaz de hacerle olvidarse de todo es necesario luchar Celiapor ello y darnos cuenta de que debemos poner todo nuestro empeño y esfuerzo en lograrlo. Aunque el camino sea difícil y nos encontremos con numerosos obstáculos, nada se podrá comparar con la satisfacción de haber logrado nuestro objetivo después de lo que nos costó llegar a la meta.

 

Y… ¿por qué perseguir ese sueño que nadie ve más que tú? Porque hay momentos en la vida en los que hay que ser egoísta y mirar por uno mismo, por tu propia felicidad y olvidarte de lo que opinen los demás. Si hay algo que te hace feliz a ti, qué más da lo que piensen los demás. Además es bien sabido que durante el camino de la vida, pocas serán las personas que nos apoyarán desde el principio hasta el final y muchas de ellas, cuando consigas tu objetivo dirán que siempre estuvieron allí, pero también, ésas fueron las que te dijeron que no lo lograrías. Así que aparte de conseguir una meta, durante el recorrido habrás logrado mucho más; te habrás dado cuenta de tu capacidad de superación, de la posibilidad de decir no cuando tienes otras prioridades, aprenderás a defenderte ante situaciones que antes te aterraban y seguramente crecerás como persona llegando a ser la persona que un día quisiste ser.

 

Una vez que olvides a aquellas personas que no te apoyaron o que sólo lo hicieron a ratos o cuando las convenía, de ahora en adelante elegirás mejor a las personas que quieres que te acompañen a lo largo de tu vida y descubrirás que las únicas personas con las que puedes contar se cuentan con los dedos de la mano. También olvidarás los malos ratos pasados porque verás que después de todo, al final han merecido la pena.

 

Así que, como preguntaba al principio de este artículo, ¿cuál es límite para luchar por algo? Mi respuesta creo que está clara, el límite está donde tú quieras llegar. La vida no te pone límites, te los pones tú mismo al decidir el sí puedo o no hacer algo.

Yo sólo quiero que al final de mi vida al recordar todos los momentos que he vivido, pueda decir que todos y cada uno de ellos han merecido la pena y si me tengo que arrepentir de algo, que sea de algo que haya hecho, no de lo que no me atreví a hacer. Por eso en la búsqueda de la felicidad no deberíamos ponernos límites.

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL