No es fácil ser joven hoy en día

Por Noelia Sainz Vallina, alumna de FPB Informática y Comunicaciones

 

A veces es más fácil ser adulto con ideas claras que joven e influenciable

 

Tal vez en la adolescencia creamos más del 99% que las cosas tanto malas como buenas tan solo nos suceden a nosotros mismos, tal vezNoelia todos tengamos esos días en los cuales hayamos pensado que hubiese sido mejor no levantarse de la cama, al igual que hay días en los que ni uno mismo consigue soportarse, ni hallar el punto medio en el cual lograr tener una cierta ‘relación’ con el mundo.

 

Está claro que ni todos los días son malos ni tampoco buenos, pero también está claro que si uno no pone un poco de si mismo, muy lejos no es que vaya a ir, ni a lograr sus expectativas. Y es que con mal humor no se suelen conseguir grandes cosas. Como decía el famoso político británico Winston Churchill:“La imaginación consuela a los hombres de lo que no pueden ser, el humor los consuela de lo que son”.

 

Según mi experiencia personal, ya que soy de fácil enfado, creedme que un estado de ánimo no tiene un tiempo predeterminado de duración. Ojalá pudiésemos cambiar los estados de ánimo según queramos, pero no es posible; en cambio las actitudes de la gente que te rodea influyen bastante en cómo ves a diario las cosas, tomar decisiones, etc. Hay personas que al verlas mismamente ya te alegran el día -lo cual te hace estar de buen humor– en cambio hay personas las cuales dificultan la convivencia por actitudes u otros motivos.

 

Desde que empecé con este relato, hace una semana más o menos, han cambiado bastante las cosas. Quizás viese todo más negativo hace una semana y me costase bastante más ver el lado bueno o positivo de las cosas. La verdad es muy sencilla: si te pasan cosas buenas o vives cambios en los cuales mejora tú día a día, vas a estar contento, positivo, digamos… feliz. De lo contrario, si te suceden cosas malas y negativas para ti, pues vas a estar malhumorado y como anteriormente he dicho, insoportable.

 

Los cambios no siempre son buenos, pero la rutina tampoco. Caes en un círculo vicioso en el cual te ves sin sentido alguno y desmotivado, incluso para poder acabar los días. Una vez que algo que iba mal cambia, empiezas a ver el sentido a todo, maduras, te planteas nuevas cosas y cambios positivos para ti, sientes que la vida te sonríe. Me parece increíble cómo puede cambiar una persona por algunas circunstancias y cómo en tan poco tiempo mejoran los puntos de vista de las cosas y la forma en la que piensas.

 

Hay ocasiones en las cuales todo se torna gris, no parecen quedar opciones y no encontramos soluciones; así, sobran los problemas y empezamos a cuestionarnos que, tal vez por algo o quizás por alguien, a lo mejor fue nuestro error, o no fue tuyo sino de alguien más. Nos bloqueamos, pensamos una cosa y queremos hacer algo diferente, estamos confundidos, atrapados, solos o tan solo equivocados.

 

Sí, nos equivocamos al pensar que todo está perdido y que no hay salida porque siempre habrá soluciones, decisiones por tomar y caminos por explorar; el que se limita siempre se arrepentirá de lo que pudo ser o de las cosas que por miedo o falta de confianza nunca se atrevió a hacer.

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL