El uso del móvil en clase

Hoy en día, el uso del móvil en clase ya es una realidad. En unos pocos años, este pequeño aparato que ha llegado a nuestras vidas se ha hecho indispensable. Veamos los pros y los contras del móvil en clase

 

En Decroly, el uso del teléfono móvil está permitido. Es más, los alumnos pueden acceder de forma libre y gratis a la red Wi-Fi del CentroGaël para no tener que usar sus datos y poder utilizar las aplicaciones que requieren Internet.

 

Si fuese con fines pedagógicos, estaría sensacional que los alumnos aprovechasen sus Smartphone o “teléfonos inteligentes” como una herramienta TIC más. Desgraciadamente, en muchas ocasiones, por no decir casi siempre, el uso del teléfono móvil por parte de los alumnos es para cosas ajenas a la clase: intercambiar mensajes o fotos entre ellos o con otros amigos, consultar sus emails, entrar y participar en las redes sociales… En resumen, están más pendientes de la llegada de la respuesta a su mensaje que de la clase, y el nivel general de atención y concentración disminuye enormemente. Este comportamiento tiene consecuencias directas sobre la adquisición de conocimientos y la aptitud para entender o reflexionar, sin hablar, por supuesto, de la participación.

 

Frente a esta realidad, los profesores, yo el primero, solemos adoptar la postura de declarar la guerra a los móviles e intentar prohibir su uso en clase. Sin embargo, muchos acaban renunciando a esta lucha que resulta tan desigual y los alumnos siguen usando mil estrategias para seguir utilizando su aparato a escondidas.

 

¿Qué solución nos queda frente a tal tsunami contra el que es tan difícil luchar? En lugar de intentar prohibirlo totalmente, tal vez podríamos procurar limitar los excesos de su uso, así como intentar enseñar a usarlos con fines pedagógicos. Desde hace ya muchos años se habla de las TIC y el uso de los ordenadores en clase. Más recientemente, se integraron a la lista las tabletas. A lo mejor ya haya llegado la hora de añadir los móviles.

 

Está demostrado que el numérico puede aportar mucho a la enseñanza. Sin embargo, los beneficios Gaelque podemos esperar no son siempre tan importantes ni tan rápidos como los esperados y, en muchas ocasiones, depende de la forma en la que se usan los ordenadores, tabletas o móviles.

 

Si son usados para jugar, chatear con sus amigos o participar en las redes sociales, el interés es efectivamente nulo. No obstante, existen muchas aplicaciones móviles que tienen sentido en clase y permiten extender el aprendizaje fuera de ella. La posibilidad de sacar fotos, grabar sonidos o vídeos dan pie de forma lúdica a utilizar o ilustrar conceptos dados en clase. También las redes sociales permiten interactuar con otras personas o entre compañeros, ¡incluidos con los profesores! El acceso a Internet permite tener acceso de forma constante e inmediata a la información, e incluso repasar durante los desplazamientos en diferentes medios de transporte o antes de entrar en clase, unos documentos almacenados en la nube desde su Smartphone.

 

En definitiva, los móviles amplían todavía más las posibilidades ofrecidas por la web 2.0, siempre y cuando sea usado de forma adecuada y razonable en clase y fuera de ella.

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL