España, país de siesta y fiesta

blanca-

Nuestro país, como todos los demás, tiene sus peculiaridades, algunas justamente reconocidas por todos (propios y extraños) y otras que no se corresponden con la realidad y han pasado a formar parte de su imagen desvirtuada