Arquitectos de nuestro destino

Según Wikipedia, el destino es el poder sobrenatural inevitable e ineludible que, según se cree, guía la vida humana y la de cualquier ser a un fin no escogido, de forma necesaria y fatal, en forma opuesta a la del libre albedrío o libertad

 

Nosotros somos los únicos que construimos nuestro propio destino, es decir, somos los arquitectos. Pero, ¿cómo lo construimos?Lorena Lo construimos a través de nuestros pensamientos, es decir, nuestra manera de pensar, percibir e interactuar con lo que nos rodea, y todo ello hace que vayamos creándolo.

 

Si ante una noticia, la percibimos con una actitud pesimista, esto hará que pensemos y actuemos ante ese acontecimiento de una manera negativa y deprimente, mientras que si la percibimos con una actitud optimista, podremos actuar de una manera positiva y abiertos a las oportunidades. Es decir, el pesimista vive en un mundo negativo y deprimente, mientras que el optimista ha elegido vivir en un mundo positivo;lo más curioso de todo es que en ambos casos, se trata del mismo mundo.

 

La única diferencia existente entre estas dos actitudes es el resultado de sus pensamientos dominantes. Estos pensamientos tan fuertes son capaces de atraer la felicidad o la tristeza que cada uno de ellos experimenta en su vida. Además, esta actitud mental predetermina la cantidad de esfuerzo que estaremos dispuestos a hacer. Por ejemplo, si un alumno piensa que no le gusta una asignatura que tiene que estudiar, su esfuerzo será el mínimo necesario; en cambio si el alumno piensa que puede aprender Lorena1de esta circunstancia difícil, se esmerará más por conseguir resultados; como antes dije, ambos alumnos bajo la misma circunstancia, pero con pensamientos, sentimientos y comportamientos opuestos, llegarán a resultados diferentes.

 

Algunas personas han aprendido que una actitud positiva da esperanza y otras en cambio, han percibido que de la conformidad con el mundo exterior deriva la pereza. Pero la buena noticia ante todo esto, es que si no estamos viviendo la clase de vida que siempre hemos deseado, podemos crear una nueva realidad, cambiando el tipo de información con la cual alimentamos nuestra mente. Nuestros pensamientos son las semillas de lo que ocurrirá en nuestra vida y todos somos responsables de ellos.

 

Una actitud es esperar que la vida sea bonita y otra crear esa vida bonita. Toda persona puede cambiar su realidad interna aunque no pueda cambiar la externa inmediatamente.

 

Para poder crear esta nueva vida, deberíamos de considerar una serie de objetivos:

– Pensar en la mejor respuesta y los beneficios a largo plazo.

– Pensar en qué haría la persona más inteligente o alguien al que consideres más resolutivo.

– Pensar en todas las alternativas y opciones saludables a las que todavía uno puede optar.

– Pensar en que somos los creadores y no las víctimas de nuestro destino.

 

Con dichos objetivos, por lo menos nos plantearemos una vida más abierta a  posibilidades más positivas, no centradas en el negativismo, autocompasión, o autodesprecio…Lorena2 como sería lo propio de un pesimista.

 

En definitiva, el ser humano, es la conjunción de lo que uno piensa y construye (sus condiciones, su éxito, es decir, SU DESTINO), en virtud de lo que elige en cada momento de su vida. Como dijo la activista Maya Angelou: “Si no te gusta algo, cámbialo. Si no puedes hacerlo, cambia tu actitud, no te quejes” .

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL