Proyecto: sexualidad saludable

Hace unas semanas, nuestros alumnos asistieron a un taller sobre sexualidad saludable. Dicha actividad pertenece al programa de promoción de la salud entre escolares,  que el Ayuntamiento de Santander ha organizado en colaboración con el Colegio Oficial de Enfermería de Cantabria

 

Nos pareció interesante que nuestros alumnos de Formación Profesional Básica recibieran información sobre sexualidad ya que, blanca-a menudo, y sobre todo en estas edades, este tema suele estar enmascarado por tabúes y medias verdades. Así es como con ayuda de las ponentes – que eran  enfermeras –, se abordaron con claridad y objetividad los aspectos básicos y esenciales  del tema con el objetivo de aportar un punto de vista global y riguroso del mismo.

 

Nuestras invitadas comenzaron con una pregunta obvia, pero que a los alumnos les cogió por sorpresa: “¿Qué es la sexualidad?” Salvados los primeros instantes incómodos, este interrogante sirvió para dar por sentado que la sexualidad va implícita en la naturaleza de todo ser humano: El sexo está presente en nuestras vidas, no solo en nuestros actos, sino también en nuestros pensamientos, y  dice mucho de nosotros, de cómo sentimos y cómo nos sienten los demás, hasta el punto de que practicar una sexualidad saludable incrementa nuestra autoestima. Añadieron que con las nuevas tecnologías y el apogeo de losBlanca 1 - copia medios de comunicación, la información sobre este tema se había difundido ampliamente, pero sin ningún tipo de filtro, y ello había hecho mucho daño a los jóvenes porque algunos de ellos la habían malinterpretado.

 

A continuación, valiéndose de diversas ilustraciones, describieron  con gran precisión la anatomía femenina y masculina y cómo se desarrolla la función reproductora humana.

 

Éste fue el punto de partida para hablar sobre la “prevención”. Y es que no podemos ignorar que entre nuestros jóvenes se dan muchos casos de embarazos no deseados y de contagios de enfermedades de transmisión sexual (ETS) –las grandes desconocidas y nunca nombradas por la población– que, sin embargo, están ahí y se convierten en enormes problemas de salud para quienes las sufren. Nombres como el de clamidia, gonorrea, herpes genital, SIDA, sífilis, tricomoniasis… empezaron a  sucederse como un rosario de cuentas, pero en este caso, cada una de ellas resultaba impactante: las explicaciones de sus efectos en el organismo humano y sobre todo las explícitas imágenes que acompañaban a esos comentarios no dejaban ningún lugar a las dudas.

 

Lo esperanzador de todo ello es que estas últimas y los embarazos antes mencionados podrían evitarse si se Blanca 2 - copiaaplicaran medidas preventivas.  Así es como una lista larguísima de métodos anticonceptivos, desde el popular y conocidísimo preservativo hasta los más curiosos e inimaginables artilugios empezaron a pasar de mano en mano entre los presentes y ello  generó un momento de diversión y de curiosidad colectiva (algunos alumnos reconocieron no haber oído hablar jamás de la existencia de algunos de los que se nombraron: diafragma, preservativo femenino, parche semanal, anillo mensual, DIU, implante… y la posibilidad de  poder tocarlos no se hacía todos los días).

 

Algunos profesores  pudimos intercambiar unas pocas palabras con nuestras invitadas una vez que los alumnos abandonaron el aula. Coincidíamos con ellas en que estas iniciativas eran positivas para nuestros jóvenes porque, después de haber oído algunas de las preguntas que fueron formuladas y de haber percibido ciertas reacciones  «algo infantiles” por parte de algunos alumnos, quedaba claro que actualmente hay mucha desinformación en el ámbito de la sexualidad, mayormente por parte de los chicos que de las chicas, y ello, como hemos dicho, resulta peligroso para la salud de todos.

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL