Día Internacional de la Madre Tierra

Hace unos días, concretamente el 22 de abril, se celebró el “Día Internacional de la Madre Tierra”. Este día comenzó a celebrarse en los Estados Unidos en 1970 y tiene como principal objetivo tratar de ampliar y diversificar el movimiento ambiental en todo el mundo, movilizarlo eficazmente para construir un medio ambiente saludable y sostenible, hacer frente al cambio climático y proteger la Tierra para las generaciones futuras

 

Todo docente al realizar su programación didáctica incluye un apartado sobre la educación en valores entre los que destaca la Natalia-150x150educación para el medio ambiente. Inculcamos a nuestros alumnos la estima al medio ambiente y su conservación a través de un uso correcto de los recursos, aprovechándolos al máximo y fomentando el reciclaje. En las aulas de todos los centros se suele colocar un punto de reciclaje de papel, al cual se unen el reciclaje de cartuchos de impresoras y pilas.

 

Como he dicho, se pretende potenciar de esta manera una actitud activa por parte de los alumnos hacia la conservación del medio ambiente,  pero esto no queda ahí porque con sólo tomar esas medidas no es suficiente: Además de mantener limpios nuestros entornos, del correcto reciclaje de nuestros residuos – desde la botella de vidrio hasta el envase de leche o el periódico que compramos todos los días – tenemos que ahorrar en energía ya que ésta no es eterna y además, contamina cuantiosamente; nos tenemos que concienciar en el ahorro energético.

 

Medidas particulares con las que podemos ayudar son, por ejemplo, la sustitución de los electrodomésticos o simplemente apagar la luz cuando no sea necesaria; otras que podrían añadirse, podrían ser restringir el uso despilfarrador del agua o consumir menos combustible usando más a menudo el transporte público. Estos pequeños gestos ayudan al planeta, Natalia 1pero también suponen cierto desembolso económico y… ¿para qué vamos a cambiar nuestra lavadora – que funciona estupendamente – por otra que consume menos y que además nos sale por un pico?

Es una realidad: conservar el medio ambiente es necesario y vital para su supervivencia, pero también sale caro. Las medidas anteriores son necesarias, pero cuesta inculcarlas en los ciudadanos. ¿Cómo conseguir que la gente  entienda que tiene que reciclar y adoptar esas medidas de ahorro pues si no lo hace, el mundo dentro de cierto número de años se irá a pique? Sin duda es una labor difícil, aunque no imposible y es obligación de todos tomar conciencia y aportar nuestro grano de arena a la conservación del planeta.

 

Constantemente vemos en las noticias tragedias y desastres naturales que nos impactan y estremecen. Sólo hay que pensar en el reciente terremoto en Ecuador. Claramente, hay desastres que no se pueden evitar, pero sí las consecuencias que se derivan de los mismos. Las nuevas tecnologías y los Natalia 2avances científicos nos ayudan a conocer con cierta antelación, en la gran mayoría de los casos, cuándo van a ocurrir estos desastres y así poder tomar ciertas medidas de prevención, pero esto no siempre funciona.

 

Sin embargo, lo que sí está claro es que los desastres causados por el hombre tales como la lluvia ácida, el efecto invernadero o el cambio climático sí se pueden evitar. Los gobiernos deben poner en práctica y hacer cumplir sus políticas de conservación del medio ambiente y  en la misma dirección todos los ciudadanos aportar nuestro granito de arena para conservar el planeta, no ya por nosotros, sino  por las generaciones futuras.

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL