Tu mascota, un gran profesor

Para muchos de nosotros las mascotas son parte de nuestra vida, parte de nuestra familia. En el caso del perro, por ejemplo, se dice que es el mejor amigo del hombre. Pero, ¿por qué? La respuesta es por todo lo que una mascota le ofrece a su dueño

 

Una mascota puede influir positivamente en el estado de ánimo de las personas, alejar las preocupaciones y contribuir a Lucia 9incrementar el bienestar general. Todo esto lo logran gracias a ciertas virtudes que comparten todas las mascotas: Tienen la capacidad de empatizar con sus dueños, en especial los perros y los gatos; nos ofrecen un amor incondicional, nos quieren sin esperar nada a cambio (bueno, a veces sólo un trozo de lo que estés comiendo); otra virtud que tienen las mascotas es su lealtad, pase lo que pase siempre estarán ahí; En ellas observamos tanto la capacidad de pedir ayuda como la de perdonar, no saben lo que es el rencor;muestran constantemente sus sentimientos proporcionando a las personas la satisfacción de observar su felicidad y de sentirse responsable de ella, o por el contrario, de reconfortarnos consolando su malestar.

 

Entendiendo todas estas virtudes, por ejemplo de los perros, podemos afirmar que no sólo disfrutamos de ellos, sino que de manera inconsciente, es decir, casi sin darnos cuenta, nuestras mascotas pueden ofrecernos unas enseñanzas beneficiosas para nuestras vidas. Nuestra mascota puede enseñarnos por tanto a desarrollar la empatía con el resto de las personas, a hacer las cosas sin esperar nada a cambio y a querer a las personas por lo que son y no por lo que tienen o te aportan. Nos pueden enseñar también a entender la palabra lealtad en todo su significado y concienciarnos de la falta de ella que sufre nuestra sociedad y de su importancia. Además de esto, nos enseñan a la vez la importancia de perdonar, de despojarnos del rencor, que sólo sirve para continuar con el enfado y el dolor que esto conlleva, y por último, nos muestran que no hay que dudar en pedir ayuda cuando se necesita y menos, temer mostrar nuestros sentimientos.Lucía 7 En muchos casos también nos dan lecciones de valentía y de superación, como en el caso de mascotas abandonadas y/o maltratadas, que superan sus barreras olvidándose de ellas, perdonan, y vuelven a confiar y querer a su nuevo dueño, su nuevo mejor amigo, su nueva familia.

 

Pero estas enseñanzas serán más eficaces aún sobre un niño o niña, debido a que se encuentran en pleno periodo de desarrollo cognitivo y social. Es por esto, que en la actualidad se están creando incluso programas educativos que consisten en poner en contacto a niños con animales (perros en su mayoría).

 

Un ejemplo de esto es el programa escolar que está llevando a cabo la marca PURINA en colaboración con CTAC con el lema “Aprender juntos es mejor”. Este proyecto consiste en llevar a perros de asistencia a las aulas con más de 5.000 niños, con el fin de enriquecer su educación. Confían en que con este programa pueden conseguir estimular la atención y concentración de los niños, incrementar su motivación, crear un respeto por las mascotas, aumentar su autoestima y confianza, fomentar los hábitos de lectura, disminuir su ansiedad y mejorar sus habilidades sociales. Es evidente afirmar, por tanto, que una mascota puede ser un gran profesor.

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL