Corre, corre, que te pillo

En los últimos años, la idea de cuidar la salud y hacer deporte ha calado firmemente en nuestra sociedad. Todos los días vemos a gente corriendo por las calles y parques de nuestra ciudad

 

El deporte mejora la salud, y en seguida lo notamos en una mayor capacidad física, mejora de la fuerza y de la resistencia, 20151020_213120aparte de  ( y doy fe de ello)  en la mejora del apetito. Entre los apasionados por la práctica deportiva, se encuentran sobre todo personas dentro del rango de edad comprendida entre los treinta y los cincuenta años; estas personas empiezan a preocuparse por su salud y toman, como una de las primeras medidas, el comenzar a correr.

 

El “running”, como se ha bautizado en un afán por volver más atractivo el correr de toda la vida, está de moda. Las carreras populares y las carreras de montaña se han popularizado enormemente. Es realmente increíble que en muchas de ellas los dorsales se agoten por Internet en cuestión de minutos, desde el mismo momento en el que se inicia la inscripción. Por poner un ejemplo, la carrera de montaña de Zegama-Aizcorri, de 42 kilómetros, recibe 6000 peticiones para un sorteo de 250 plazas; o por citar “La Travesera”, una carrera de 74 Km y 6560 metros de desnivel positivo, en menos de cinco minutos ya ha “colocado” sus 250 dorsales; o en el caso de las carreras de asfalto donde los participantes se cuentan por miles, la maratón de Valencia acogió el año pasado la friolera de 11.000 participantes.

 

Esta nueva religión acoge a millones de personas. Equipaciones y atuendos antes impensables, mallas y medias Fon2compresoras, mochilas de hidratación, bastones, gafas, gorros y bragas, adornan a estos nuevos prosélitos; el tradicional plátano y una buena comida del día antes de la competición ha pasado a un sin fin de barritas con proteínas, aminoácidos, magnesio y una interminable lista de complementos alimenticios. Las guías de motivación y los blogs de deportistas o especializados animando a las masas a conseguirlo están en los favoritos de los navegadores de todos los corredores. Cada día un poco más, un poquito más largo y parece que no hay freno: cada poco aparece una carrera más salvaje, ultras de 160 kilómetros, de 10.000 metros positivos de desnivel.

 

El Síndrome General de Adaptación, que propuso el canadiense Hans Selye, es uno de los principios fundamentales en psicología en lo referente al estrés, y también uno de los principios fundamentales del entrenamiento deportivo. En resumidas cuentas, el SGA nos dice que el cuerpo reacciona de diferentes maneras ante los estímulos que le generan estrés: Primero, hay una fase de excitación, en la que nuestro sistema llega a un estado de alarma, aparecen dolores y hay una bajada de rendimiento; la segunda fase es la de adaptación o resistencia, y en ella nuestro cuerpo se va adaptando a los estímulos, por lo que llega a un aumento del rendimiento o ningún sistema puede mantener el estado de alarma y excitación continuamente… Y la tercera fase es la de fatiga o cansancio, que es el origen del estrés u otras lesiones.

 

El cuerpo reacciona ante el ejercicio físico de la misma manera a como lo hace ante los estímulos que nos genera la vida diaria, y Fon3es más, igual a como lo hace ante una enfermedad, es decir, aumenta la frecuencia cardíaca y respiratoria, y sube la temperatura del cuerpo, así que, si no descansamos, nuestra salud se verá comprometida. Aquí entraría uno de los principios fundamentales del entrenamiento deportivo: la supercompensación, que no es más que el procurar que los descansos sean proporcionales a los esfuerzos. ­ Conviene recordar que estamos agrediendo a nuestro organismo, y los beneficios del ejercicio hacia nuestra salud no lo son en sí mismos, sino que lo son mediante la adaptación que sufre nuestro cuerpo cuando descansa­.

 

Un hándicap importante ante estas pruebas por parte de los corredores populares es la falta de un entrenamiento adecuado: hay muchísima información en Internet y en todas las revistas especializadas, pero lo que realmente necesita cada corredor es un plan personalizado de entrenamiento por un especialista. Muy pocos corredores no federados realizan una prueba de esfuerzo donde se muestren los valores umbrales de trabajo físico, sobre todo los relacionados con la frecuencia cardíaca, para determinar si estás entrenando dentro de los niveles adecuados, o por el contrario estás trabajando en unos umbrales en los que estás fatigando a tu cuerpo y consecuentemente, más le va a costar recuperarse. Si no entrenamos bien, nuestro cuerpo corre el riesgo de fatigarse y llegar a enfermar. Queremos estar más sanos y lo que hacemos es incrementar las posibilidades de recaer con alguna enfermedad. Nuestros quehaceres diarios nos sujetan a entrenar cuando podemos y eso significa que no hay que intentar recuperar en unas pocas sesiones lo que debería llevar más tiempo. Según afirma el doctor Daniel Brotons, especialista en medicina deportiva en la revista Running, “Los riesgos en la salud aumentan más en el que entrena menos, que en el que lo hace más periódicamente”.

 

La falta de rendimiento físico por la edad, en muchas ocasiones no somos capaces de aceptarlo en nuestra cabeza; hay una expresión que se utiliza mucho entre la gente que practica deportes con asiduidad: “la cabeza va más rápido que el cuerpo”. Según pasan los años, de todas las cualidades físicas cuya pérdida son más notorias, se encuentran la fuerza y la velocidad, además de la flexibilidad (aunque ésta la perdemos a partir del primer año de vida). Pretender estar en las marcas y tiempos de tu juventud puede suponer someterFon1 - copia al cuerpo a unos entrenamientos y esfuerzos que no son saludables. La famosa crisis de los cuarenta o de los cincuenta, el complejo Peter Pan o como quieran llamarlo los medios de comunicación, puede llevar a comportarnos de manera irresponsable intentando emular nuestros años mozos o lo que es peor, realizando hazañas que ni en nuestra plenitud física se nos hubieran ocurrido.

 

En los últimos meses, han trascendido en la prensa los casos de personas que han fallecido en carreras: los últimos casos conocidos, la muerte de tres personas el primer fin de semana de mayo, dos en la media maratón de Gijón, y otro en nuestra región, en Otañes, una pedanía de Castro Urdiales, mientras disputaba una carrera por montaña. La deshidratación, la fatiga, las carencias electrolíticas, el calor y otros muchos condicionantes actúan de manera negativa y especialmente sobre aquellas personas que puedan padecer una cardiopatía no detectada.

 

Es sumamente importante que nos demos cuenta de nuestros límites, que el deporte es saludable, pero no de cualquier manera. Lo más importante es nuestra salud y no ser el más rápido del barrio a cualquier precio. Hay que entrenar con cabeza, hay que descansar, y asumir los objetivos que nos planteemos que sean alcanzables. Y si no te sientes capaz de controlar todos estos aspectos, búscate un profesional que te ayude, no vaya a ser que mejorar la salud sea aquello que te la empeore.

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL